Encalla la opa de Fridman

Los bonos (y las acciones) se derrumban en Dia por el runrún de reestructuración

La compañía de distribución comienza a descontar un fracaso en la opa de Fridman a 0,67 euros a falta de cinco días para su resolución.

Accionistas de Carrefour aprueban la escisión y salida a Bolsa de Dia con un 77% de votos a favor
Dia corre el riesgo de entrar en concurso en tres semanas.

Dicen de los inversores en bolsa que suelen adelantarse a los futuros acontecimientos por las expectativas de que algo, bueno o malo, suceda. A veces el rumor se convierte en noticia. Muchas otras veces, no. Ahora bien, si los que se adelantan al futuro son los inversores en bonos tenga la certeza de que algo va a pasar con seguridad. En el caso de Dia, tanto los accionistas como los bonistas, coinciden en la misma conclusión: la opa de Fridman está bordeando el fracaso a tan solo cinco días para su finalización y la compañía comienza a descontar un escenario de reestructuración con los bancos acreedores.

Las acciones de Dia cayeron el jueves un 3,4%, hasta 0,58 euros, de modo que se sitúan un 13% por debajo de los 0,67 euros ofertados por el fondo Letterone. Se trata de la cotización más baja en un mes con múltiples inversores vendiendo sus acciones tras las advertencias de quiebra tanto del consejero delegado, Borja de la Cierva, como del equipo de Fridman que capitanea Stephan Ducharme. Ambos coinciden en que el riesgo de insolvencia se avecina para Dia ante la falta de acuerdo con los bancos acreedores con el pago de préstamos millonarios en mayo.

Evolución del precio de los bonos de Dia.
 

La sentencia es la misma: si la opa no sale adelante, ergo no habrá ampliación de 500 millones de euros, Dia no tendrá los recursos necesarios para arreglar su desfase patrimonial y, por supuesto, no podrá afrontar los vencimientos de parte de su deuda financiera. El mensaje caló hondo este jueves entre algunos bonistas, que pasaron a modo venta. La cotización de la deuda de la cadena de supermercados experimentó este jueves su caída más brusca desde noviembre, según los precios de las tres series de bonos senior por valor de 900 millones de euros.

Descuentos del 44% en sus bonos

La emisión que vence de modo más inmediato (julio de 2019, cupón 1,5%) registró una caída del 5,8%, hasta 87 puntos, lo que supone un descuento del 13% respecto a su precio de amortización en julio. Dicho de otro modo, si Dia puede pagar en julio y devolver el principal del bono significado que la rentabilidad a obtener supone una ganancia de más de dos dígitos. Todavía más pesimista se puso el bono que vence en abril de 2021 (cupón 1%) o el que termina en abril de 2023 (cupón 0,85%), que se desplomaron un 8% y un 10%, respectivamente, hasta colocar su descuento en el 33% y 44% respecto al precio a la par.

La ausencia de ofertas competidoras -este jueves 25 de abril venció el plazo para presentarlas o elevar el precio de la opa de Fridman-, así como el plante los bancos acreedores a la hora de llegar a un acuerdo con Letterone -otra de las condiciones para que realice la ampliación de capital de 500 millones- provocaron la estámpida de los inversores en bonos como no se había visto desde el crash de octubre de 2018 de Dia. Entonces, la multinacional lanzó un ‘profit warning’, reformuló sus cuentas y detectó irregularidades contables por parte del equipo gestor.

Fue en octubre cuando comenzó una espiral a la baja de la cotización de los bonos, retroalimentada por las rebajas de rating de riesgo financiero de las principales agencias. Dia sufrió hasta degradaciones de su calificación consecutivas entre octubre y diciembre por parte de las agencias S&P y Moody’s, que llevaron la nota de DIA desde BBB- y Baa3 (apto para la inversión o por encima del bono basura) hasta CCC+ y Caa1, ratings incompatibles con la inversión, de alto riesgo y que señalan a un probable riesgo de impago de sus deudas. Ese es el nuevo escenario que manejan tanto las  acciones como los bonos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios