Recomendaciones para 2019

¿Lujo a precio de saldo? La caída en bolsa brinda oportunidades... si Asia lo permite

LVMH, que agrupa a firmas como Louis Vuitton, Dior o Bulgari, entre las apuestas de los analistas en Europa

LVMH, que agrupa a firmas como Bulgari, entre las apuestas de los analistas en el sector del lujo
LVMH, que agrupa a firmas como Bulgari, entre las apuestas de los analistas en el sector del lujo / Bulgari 

En un ejercicio que ha sido malo en general en bolsa y una vez que las caídas se intensificaron a partir de octubre, el sector del lujo no se ha escapado de los recortes. El tijeretazo a las acciones de las principales firmas del sector en Europa ha captado la atención de los expertos, puesto que si bien la demanda de este tipo de productos es cíclica, hablamos de compañías que muestran una resistencia evidente en periodos convulsos, lo que hace que analistas y gestores vean oportunidades de inversión en ellas... eso sí, siempre que el pinchazo de las economías asiáticas no se agudice.

Asia es un mercado clave para las firmas de alta gama europeas y un frenazo chino mayor de lo previsto o la debilidad del yuan empeorarían el poder adquisitivo de sus ciudadanos en el exterior. En el departamento de análisis de Bankinter recuerdan que, si bien la demanda de este tipo de productos está influida por el ritmo de crecimiento económico y por la marcha del turismo, "el potencial de crecimiento del sector es sostenible". Con todo, creen que probablemente lo veamos avanzar a tasas más moderadas que las de los dos últimos años.

Su diagnóstico coincide con el de la consultora Bain. De acuerdo con sus previsiones, el sector no volverá a crecer a doble dígito como en el pasado y se desacelerará desde el entorno del 7% previsto para este año, hasta el 4 o 5% el próximo. Sus cálculos incluyen una facturación estimada de 280.000 millones de euros en 2018, gracias en buena medida a la recuperación de la China continental.

Son cifras donde ya se aprecia el impacto del enfriamiento económico y la fuerte volatilidad en el mercado de divisas que, en principio, podría estabilizarse el año que viene con la política menos agresiva de subida de tipos por parte de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos.

Es un sector con barreras fuertes de entrada y con "flujos de caja bastante recurrentes", explica José María Luna, director de análisis de Profim. "Lo que está por ver ahora es cuánto puede llegar a lastrar las cuentas de resultados de este tipo de compañías una desaceleración en el consumo de los emergentes, sobre todo ante la frágil tregua comercial entre Estados Unidos y China"... Es lo que habrá que medir bien: cómo es de intenso el frenazo de la economía mundial y qué pasa sobre todo con Asia y los emergentes en un entorno, además, en el que los tipos de interés permanecerán bajos.

Ante una coyuntura en la que las bolsas pueden moverse en un rango lateral, lo que ofrecen estas compañías es estabilidad -por la resiliencia, en general, de su cuenta de resultados en situaciones más complejas- y habría que buscar además dentro del lujo a aquellas firmas con un dividendo atractivo.

El modo de entrar sería por la vía de fondos que invierten en el sector, pero no solo en joyas, ropa cara o coches, puesto que también hay todo un segmento dedicado, por ejemplo, a los bienes ligados a la longevidad, con compañías como la francesa Orpea, que se dedica al sector de las residencias de lujo.

Louis Vuitton, la favorita

Entre las apuestas en Europa de los analistas destacan Kering y, sobre todo, LVMH. El gigante del lujo que engloba a firmas como Louis Vuitton, Loewe, Christian Dior o Bulgari ha acordado este mismo mes la adquisición del grupo estadounidense Belmond -propietario de hoteles de lujo, restaurantes y cruceros- por 2600 millones de dólares. Se trata de una operación que, en opinión de Bankinter, refuerza la presencia de LVMH en el sector de la hostelería y la restauración y amplía su diversificación en los productos y servicios de lujo. Además "incrementará su notoriedad e imagen de marca en el mundo".

Los títulos de LVMH caen más del 20% desde octubre, cuando empezó el mayor correctivo a las bolsas, si bien en los 243,45 euros a los que el grupo cerró el viernes lo mantienen en los mismos niveles prácticamente en los que arrancó el año. Un hito, si tenemos en cuenta que sus índices de referencia el Cac parisino y el Euro Stoxx 50 se hunden un 11,6 y un 14,4% desde enero, respectivamente.

En lo que va de ejercicio, aguantan también en positivo Hermes Internacional (+6,5%) y Kering (Gucci o Yves Saint Laurent) que se anota un 8,4%. La italiana Brunello Cucinelli -especializada en cachemir- registra pérdidas suaves, de apenas el 1,8%, cuando el selectivo transalpino, el Mib, retrocede más del 15,8%.

Peor han ido las cosas para Richemont, la suiza dedicada a la joyería y la orfebrería con marcas como Cartier o Montblanc, que se hunde cerca del 30% o Porsche, muy afectada por el año tan complejo que atraviesa el sector del automóvil en la batalla que se ha iniciado con el coche eléctrico.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios