Baile de datos

Las bajas laborales por Covid19 triplican la cifra oficial de contagios del Gobierno

La Seguridad Social registra 700.000 bajas por incapacidad temporal derivadas de la enfermedad, mientras Sanidad contabiliza 240.000 infectados.

BAJAS LABORALES COVID
 
  

Las bajas laborales por Covid-19 que ha registrado la Seguridad Social desde el inicio de la pandemia triplican la cifra oficial de contagios que ofrece el Gobierno. En concreto, el departamento que dirige José Luis Escrivá ha contabilizado más de 700.000 bajas por incapacidad temporal derivadas de esta enfermedad desde mediados de marzo hasta finales de mayo, frente a los 240.000 contagios de los que ha informado el Ministerio de Sanidad en el mismo periodo. Esta comparativa vuelve a poner en evidencia la falta de coherencia entre los datos que vienen facilitando los distintos organismos públicos sobre el impacto del coronavirus en la salud de la sociedad española.

Conviene hacer algunas aclaraciones respecto a las cifras. De todas las bajas laborales contabilizadas por la Seguridad Social, solo unas 210.000 se corresponden con casos confirmados de Covid-19 mediante diagnóstico PCR, mientras el resto, en torno a 490.000, son aislamientos preventivos. Además, hay que tener en cuenta que las incapacidades temporales se atribuyen a personas en edad de trabajar, de modo que solo se tiene en cuenta a la población de entre 16 y 65 años. Esto implica que la cifra real de infectados estaría muy por encima de la que dice el Gobierno, considerando que la diferencia entre los positivos en edad laboral (210.000) y los confirmados a nivel nacional (240.000), es decir, apenas 30.000 personas, se queda muy lejos de los más de 100.000 menores de 16 y mayores de 65 que se han contagiado según el Instituto de Salud Carlos III.

casos covid edades
  
  

De una cuenta rápida se deduce que la cantidad total de contagios en toda España superaría de largo los 300.000 (los 210.000 trabajadores que han estado de baja más las 100.000 personas fuera de esta franja de edad que contabiliza en ISCIII). Y eso sin tener en cuenta los casos de aislamiento por haber estado en contacto con personas contagiadas o por haber tenido síntomas compatibles con la enfermedad pero no confirmados mediante pruebas PCR. Este baile de cifras es solo otro ejemplo del descontrol en los sistemas de recuento del Ministerio de Sanidad, que ha llamado la atención hasta al prestigioso Financial Times, sobre todo por los vaivenes en las estadísticas relativas a los fallecimientos (27.134, según el dato oficial).

Los datos que maneja la Seguridad Social muestran que a cierre del mes de mayo los médicos de familia (los responsables de firmar los partes de incapacidad temporal) habían dado el alta ya a casi 600.000 trabajadores, de manera que continuaban de baja algo más de 100.000 personas. El equipo de Escrivá también contabiliza otro dato relevante y es la duración de las bajas. Según sus registros, el periodo medio que un trabajador ha estado de baja por Covid-19 se sitúa en 21 días, con una diferencia de cuatro días entre los casos de enfermedad confirmada (24 días) y los de aislamiento (20 días).

Los sanitarios infectados

Pero hay una información que todavía no es capaz de desglosar la Seguridad Social y es la incidencia de las bajas por incapacidad temporal derivadas de la Covid-19 por actividad profesional. Estos datos permitirían dilucidar el impacto de la enfermedad por sectores económicos y el nivel de exposición en función de las profesiones. Asimismo, revelaría una información muy valiosa en estos momentos, como es el dato de sanitarios infectados por estar en primera línea en la lucha contra la pandemia. Según el último balance ofrecido por el Ministerio de Sanidad el pasado 29 de mayo, los profesionales sanitarios infectados superan los 51.000, si bien de nuevo esta cifra solo tiene en cuenta los diagnosticados por PCR. Hay 63 fallecidos entre este colectivo, según los datos más recientes.

Fuentes del equipo de Escrivá sostienen que en estos momentos no se dispone de ese desglose de los datos porque el "Instituto Nacional de la Seguridad Social no tiene tanto músculo como la Tesorería General a la hora de obtener datos sectoriales". Así, por ejemplo, el Ministerio ha hecho un esfuerzo importante de transparencia al detallar los trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en función de los distintos sectores y actividades económicas, pero según insisten no es posible ofrecer la misma información sectorializada sobre las bajas médicas de trabajadores infectados o en aislamiento por Covid-19. 

Hay que recordar que, en términos generales, de acuerdo con el Real Decreto-Ley 6/2020, de 10 de marzo, "se considerarán, con carácter excepcional, situación asimilada a accidente de trabajo, exclusivamente para la prestación económica de incapacidad temporal del sistema de Seguridad Social, aquellos periodos de aislamiento o contagio de las personas trabajadoras provocado por el virus Covid-19". No obstante, el Real Decreto-ley 19/2020, de 26 de mayo, dispuso el "reconocimiento como accidente de trabajo de las prestaciones de Seguridad Social que cause el personal que presta servicios en centros sanitarios o socio-sanitarios y que, en el ejercicio de su profesión, hayan contraído Covid-19 durante cualquiera de las fases de la pandemia, por haber estado expuesto a ese riesgo específico durante la prestación de servicios sanitarios y socio-sanitarios".

Pero para los sindicatos la introducción de esta consideración no es suficiente. La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO (FSS-CCOO) denuncia que el Gobierno "vende humo" y las administraciones autonómicas y muchas empresas privadas "obligan a los trabajadores de los sectores sanitarios y sociosanitarios" a la realización de trámites para solicitar el cambio de contingencia ante los contagios por Covid-19. A través de un comunicado, CCOO critica que la nueva regulación "en vez de aportar luz al proceso de reconocimiento del accidente de trabajo, vuelve a situar a los trabajadores en posición de reclamar el cambio de contingencia". El sindicato exige al Gobierno que "aclare sus intenciones y siga la línea del resto de países europeos asumiendo que los contagios sean reconocidos sin más dilación como enfermedad profesional".

Mostrar comentarios