Jueves, 27.02.2020 - 18:15 h
De Bankia a BBVA

¿Domiciliar la pensión? Los bancos con más y menos comisiones para jubilados

En 2020, varios bancos como Sabadell y Bankia han subido las comisiones a jubilados. Esta es la comparativa para elegir bien.

Fotografía de dos jubilados.
Hay bancos con ceros comisiones para domiciliar la pensión. / Unsplash.

Los pensionistas son para las entidades bancarias uno de los clientes más valiosos. Quienes tienen una pensión pública abonada a través de la Seguridad Social cuentan con unos ingresos fijos cada mes y, por ello, tienen unas ventajas específicas dentro de las sucursales.

Durante los últimos años, los bancos se han esforzado por captar nuevos clientes y han inundado el mercado de ofertas suculentas, especialmente para los clientes senior. Sin embargo, el escenario de bajos tipos de interés que impera ahora en la zona euro está provocando que las entidades estén retirando parte de sus ofertas e, incluso, aplicando comisiones a las cuentas bancarias de los pensionistas en las que, la mayoría, tienen depositados sus ahorros.

[Te interesa leerLos bancos que suben comisiones hasta 40 euros en 2020: de BBVA a Bankia]

Este ha sido el caso, por ejemplo, de la Cuenta Expansión de banco Sabadell. Esta cuenta, que está destinada especialmente a pensionistas y menores de 30 años, no aplicaba comisiones ni de mantenimiento ni por las tarjetas al tener la pensión domiciliada. Sin embargo, desde el pasado octubre, las condiciones han cambiado. Ahora, sus clientes deberán hacer frente a una comisión por mantenimiento de 30 euros trimestrales, lo que supondrá un total de 120 euros anuales. En cuanto a las tarjetas, la primera emisión sí continúa siendo gratuita, al igual que su mantenimiento, aunque la segunda tendrá un coste anual de 30 euros. Por su parte, la segunda tarjeta de crédito también costará 47 euros anuales.

Otro de los bancos en los que aumentan las comisiones para aquellos que tengan domiciliada su pensión es Bankia. Hasta el momento, para evitar comisiones solo era necesario tener domiciliada esta prestación en la entidad. Sin embargo, ahora, hay que cumplir algún otro requisito como un mínimo de compras mensuales, o contratar algún seguro con la entidad, entre otros. De no cumplir con estas condiciones, los clientes deberán pagar una comisión de mantenimiento por la cuenta de seis euros al mes (72 euros anuales), más 14 euros adicionales al año por la tarjeta de débito. 

Además de estos, otras entidades como banco Santander han lanzado en los últimos meses servicios específicos para clientes senior, por los que también habrá que pagar si se quieren disfrutar de algunas ventajas. En este caso, para acceder a “Santander Senior” el cliente deberá pagar nueve euros al mes para poder, por ejemplo, acudir a la oficina y hacer transferencias sin coste o para tener un gestor personal o asistencia presencial en caso de que tengan problemas con dispositivos tecnológicos. Asimismo, podrán solicitar el adelanto de la pensión el día 25 de cada mes.

¿Pero, existen todavía opciones donde tener domiciliada la pensión no tenga coste para el cliente? Actualmente, entidades como Caixabank tienen opciones gratuitas. Mediante la Cuenta Pensión Family Senior, el cliente puede hacer uso de una cuenta corriente sin comisiones de mantenimiento, teniendo a la vez dos tarjetas de crédito de manera gratuita para el titular y el beneficiario, ingresos de cheques o transferencias estándar, entre otras. Eso sí, para beneficiarse de estas condiciones se exigen una serie de requisitos, como domiciliar una pensión mínima de 600 euros mensuales, realizar tres compras al trimestre con la tarjeta o domiciliar tres recibos, además de una vinculación financiera con la entidad, ya sea a través de un seguro o manteniendo un mínimo de 10.000 euros en algún producto de inversión del banco.

Además de Caixabank, otra de las opciones que tienen los pensionistas para mantener sus ahorros sin coste adicional es la Cuenta Pensión de Bankinter. No obstante, para no pagar comisiones y beneficiarse, además, de una remuneración del 5% el primer año por los ahorros, la pensión mínima domiciliada deberá ser de 1.000 euros netos mensuales. Además, el cliente también deberá cargar, como mínimo, tres recibos al trimestre. A través de este servicio, también existe la posibilidad de solicitar el anticipo de pensión.

Otra de las cuentas específicas para pensionistas es la que ofrece Bankoa. Mediante la Cuenta Pensión el cliente tendrá una tarjeta visa sin costes de mantenimiento si se realizan al menos 24 compras anuales en comercios. Además, para no tener que pagar comisiones de administración o mantenimiento por la cuenta, el cliente deberá domiciliar una pensión de cualquier importe y tener contratado algún seguro en la entidad, o que el saldo total de los productos contratados sea igual o superior a 25.000 euros.

Junto con estas opciones, también existen algunas cuentas tradicionales de diferentes bancos que permiten domiciliar la pensión y no tienen costes ni de mantenimiento ni de administración. Algunas de estas son la Cuenta Nómina Va Contigo de BBVA, que exige domiciliar una pensión mínima de 300 euros. De lo contrario, la comisión de mantenimiento anual será de 100 euros. Además de esta, también está la Cuenta Nómina de ING, en la que si se domicilia una nómina de cualquier importe no habrá que hacer frente a comisiones.

Pese a todo, conviene siempre tener en cuenta que, aunque no nos cobren nada por los ahorros, la inflación está presente. A medida que esta aumenta, mayor será el impacto en los ahorros que mantengamos en nuestra cuenta corriente o debajo del colchón. Es decir, si por ejemplo, mantenemos 10.000 euros en nuestra cuenta durante 10 años y la inflación aumenta de media un 2% anual, el valor real de nuestros ahorros se reducirá hasta los 8.171 euros.

¿Cuánto valor perderán tus ahorros por culpa de la inflación?:

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING