Sacar mayor rentabilidad

Cómo evitar perder dinero al rescatar un plan de pensiones tras la jubilación

Al rescatarlo, la rentabilidad no siempre es positiva, por lo que recuperar menos dinero del invertido es una posibilidad que hay que tener presente.

El dinero de la pensión puede ser embargado.
Cómo evitar perder dinero al rescatar un plan de pensiones tras la jubilación
Canva.

En la actualidad España cuenta con más de 6 millones de personas que reciben la pensión por jubilación, una prestación pública que, de media, asciende a 1.156,26 euros. Al alcanzar la edad legal, en 2020 estipulada en 65 años y 10 días, los trabajadores que lo deseen pueden jubilarse y pasan entonces a percibir la pensión, que abona la Seguridad Social a partir de las cotizaciones que se realizan en la actualidad. Sin embargo, es posible perder dinero con los planes de pensiones. 

Una vez jubilado, el titular puede rescatar su plan, de manera que recibirá el capital invertido. Eso sí, hay que tener en cuenta que esa rentabilidad no siempre será positiva. Por tanto, recuperar menos dinero, es una posibilidad que hay que tener presente... pero que se puede evitar. 

Para ello, existen los planes de pensiones garantizados, que aseguran el capital aportado e incluso algunos pactan un mínimo de rentabilidad. A cambio se suele exigir fidelidad, de manera que la vinculación al producto e incluso a la entidad será mayor, o un mayor interés. 

La fidelización que se pacte es una cuestión importante ya que en muchos casos implica mantener el plan hasta el momento de jubilación sin poder cambiarse de entidad, por ejemplo. O, en caso de necesitar el dinero invertido antes de la jubilación, fecha del rescate pactada, la garantía podría no tener efecto y no recuperar el dinero invertido antes de tiempo.

Cuándo se rescata un plan de pensiones

El rescate de los planes se realiza de manera general en el momento de la jubilación, sin embargo, existen situaciones extraordinarias en las que la entidad permitiría el rescate. Estos casos excepcionales son la incapacidad laboral, total y permanente, absoluta o gran invalidez, siempre que lo determine la Seguridad Social; situaciones de dependencia; o por fallecimiento, en cuyo caso se generará derechos a favor del cónyuge o familiares. 

En caso de un problema de liquidez, también permite el rescate cuando se de una situación de enfermedad grave o de desempleo de larga duración.

Por otra parte, respecto al rescate, a partir del próximo 1 de enero de 2025 entra en vigor la norma que flexibiliza la recuperación del dinero invertido, de manera que los inversores podrán recuperar las participaciones con una antigüedad mínima de 10 años.

Tipos de planes de pensiones: individuales frente a los de empresa

Existen varios tipos de planes de pensiones y su funcionamiento es igual, de manera que su principal diferencia es quién los promueve. Así, pueden ser promovidos por un único particular, individuales, por una empresa dirigido a sus trabajadores, de empleo, o por una asociación o gremio, asociados. 

Los más populares son los planes de pensiones privados, que en la actualidad cuentan con deducciones fiscales de hasta 8.000 euros de la base imponible del IRPF. Sin embargo, desde Gobierno pretenden trasladar este incentivo hacia los planes de pensiones de empresa, según defiende, más rentables y menos costosos

Mantener un plan de pensiones supone abonar las comisiones gestión y de depósito. La primera de ellas, no podrá ser superior al 1,50% anual, la cobrará la gestora de fondos que invierte el capital y la segunda, como máximo del 0,25% cada año, la cobra la entidad bancaria. Generalmente, los planes de empleo tienen unas comisiones inferiores que los planes de pensiones individuales. Estos menores costes se traducen, por tanto, en una mejor rentabilidad.

Mostrar comentarios