Ventajas fiscales para jubilados extranjeros

Países que ofrecen a jubilados un retiro dorado: impuestos bajos por la pensión

Grecia, Italia, Malta y Chipre, incluso Marruecos y Túnez quieren seguir la estela de Portugal y salir de la crisis económica apoyados en los pensionistas

Varios países ofrecen ventajas fiscales a jubilados extranjeros.
Varios países ofrecen ventajas fiscales a jubilados extranjeros.
Canva.

Portugal apostó en 2009 por salir de la crisis financiera apoyado en los jubilados. Para ello, el socialista José Sócrates dio luz verde a un régimen tributario para los Residentes No Habituales (RNH) que eximía a los pensionistas extranjeros que compraran o alquilaran una vivienda y acreditaran residir en el país, al menos, 183 días al año, de pagar el impuesto de la renta portugués durante 10 años. Es decir, los pensionistas podían cobrar su pensión íntegra durante una década e incluso rescatar sus planes de pensiones privados sin pagar a Hacienda por ello. Además, los residentes no habituales podían pagar un tipo único del 20% sobre los ingresos que obtuvieran en Portugal, lo que situaba la tributación a un nivel similar al de las rentas más bajas.

Como consecuencia, según el diario portugués, Observador, 27.367 personas se beneficiaron de este esquema fiscal hasta 2019, de ellas, 9.589 reportaron rendimientos de pensiones pagados por un país extranjero. Madonna, el ex integrante y ex vicepresidente de Coca Cola, Marcos de Quinto, o Carmen Martínez Bordiu, entre ellas. Pero en enero de 2020, tras la presión de buena parte de los países europeos, Portugal informó que dejará de ser “el Dorado” fiscal de los extranjeros que decidan vivir en el país como residentes no habituales y que grabará sus pensiones con un 10%. 

La norma no tendrá carácter retroactivo, por lo que aquellos jubilados inscritos con anterioridad seguirán con las mismas condiciones de exención de impuestos en Portugal, hasta un máximo de diez años.

Eso sí, a partir de ahora los jubilados que busquen beneficiarse de un régimen fiscal atractivo tendrán que buscar más allá de Lisboa, Oporto, Cascais, Estoril o el Algarve. No les faltarán candidatos porque a su pesca se han lanzado, entre otros países Italia y Grecia.

Grecia, un paraíso insular

El primer ministro Kyriakos Mitsotakis busca atraer al capital extranjero. Según el proyecto de ley, anunciado el pasado mes de diciembre, si se invierte un mínimo de 500.000 euros, que pueden dirigirse desde a bonos o acciones hasta a vivienda, se le exigirá al contribuyente procedente del extranjero, esté o no jubilado, un impuesto fijo sobre la renta de 100.000 euros, sin ningún tributo adicional sobre su patrimonio. Además, para conseguir esta tarifa plana resulta necesario vivir seis meses al año en el país, y ser de un país con el que Grecia tiene un acuerdo válido sobre cooperación administrativa en asuntos fiscales. En concreto, el país heleno ofrece una tasa impositiva del 7% para toda la renta imponible de los jubilados que se trasladen a sus límites geográficos.

“Las personas con recursos económicos enormes ya tienen muchas vías como los paraísos fiscales para evitar los impuestos. A nosotros nos interesan individuos acaudalados que puedan invertir en Grecia y residir aquí. Tenemos varios proyectos, incluido el inmobiliario, que ofrecen buenos rendimientos”. Aseguraba en diciembre el viceministro de Finanzas, Theodoros Skilakakis.

Italia, en busca de reactivar la economía del sur

Italia también ha decidido introducir una norma para intentar captar a los pensionistas extranjeros, con el objetivo de reactivar la economía del sur del país, conocido como 'Mezzogiorno'. Una zona caracterizada por su débil crecimiento y una creciente despoblación. Es por ello que la condición para poderse beneficiar de las medidas fiscales es establecer residencia en las regiones del sur, entre ellas Sicilia y Cerdeña. Además, se exige permanecer, como mínimo cinco años en el país y no haber residido fiscalmente en el país durante los cinco ejercicios anteriores. ¿A cambio? Solo pagará un 7% por su pensión o cualquier otra renta procedente del extranjero.

Malta, otra alternativa para jubilarse en el Mediterráneo

Desde 2015 Malta también cuenta con un régimen atractivo enfocado a pensionistas. El 'Retirement Program' ofrece una tasa sobre los ingresos del 15%, con un mínimo a pagar de 7.500 euros. A cambio se pide una inversión inmobiliaria de 275.000 euros o un alquiler anual, mínimo, de 9.600 euros. Unos beneficios lejos de los de Chipre, que ofrece la exención fiscal total. Otros países que también luchan por pescar al jubilado son Túnez y Marruecos.

Mostrar comentarios