La hazaña de su fundador

Cómo Zoom llegó a ser la plataforma mundial para las reuniones virtuales

Cuando el nombre de un producto se convierte en una palabra cotidiana como aspirina (Bayer) o PC (IBM) su creador ha llegado a la cima. Es lo que ha logrado Eric Yuan, una de las mayores fortunas de EEUU.

EFE
Cómo Zoom llegó a ser la plataforma mundial para las reuniones virtuales
EFE

Cuenta Eric Yuan, el fundador de Zoom, que cuando las grandes empresas o instituciones le decían "Oye Eric, nos vamos a convertir en un cliente muy importante, así que tienes que visitarnos", él respondía "Vale, voy a visitarte, pero primero hagamos una llamada por Zoom". Entonces los clientes se daban cuenta de que con ver a Yuan por videoconferencia, y por Zoom, ya bastaba.

Eso decía Yuan en una entrevista a la revista 'Forbes' en mayo de 2019. El fundador de Zoom ni siquiera sospechaba que algo repentino le iba a dar fama mundial. Cuando estalló la pandemia que encerró a millones de habitantes de la Tierra en sus casas en 2020, muchas empresas decidieron imponer el teletrabajo. Y una de las plataformas más usadas iba a ser Zoom, un sistema de videoconferencia que se ha popularizado tanto que hasta se ha convertido en verbo: "to zoom", cuya traducción vendría a ser "acercar", y que ya ha sido incluida en algunos diccionarios de inglés. De hecho, mucha gente en Estados Unidos se intercambia mensajes en plan "tenemos que hablar así que te zoomeo" ("we need to talk. I’ll zoom you"), aunque en español se usa más bien como sustantivo: "Te hago un zoom".

Cuando el nombre de un producto se convierte en una palabra cotidiana como aspirina (Bayer) o PC (IBM), ese producto está tocando el cénit. Eso le está pasando a Eric Yuan con Zoom, que se ha convertido en la plataforma más popular, superando a Teams de Microsoft o a Skype.

Cientos de miles de trabajadores de todo el mundo están usando Zoom todos los días. El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, usó Zoom para reunirse virtualmente con los líderes del G-20, afrontar la pandemia y trabajar en las vacunas Covid-19. Su caso no es único: los líderes de las principales potencias han desarrollado "la diplomacia del Zoom", para preparar sus reuniones y combatir la infección mundial.

La historia de Eric Yuan empezó en China. Nació en 1970 en una ciudad de la provincia de Shandong. En 1987 entró a estudiar en la Universidad de Ciencia y Tecnología de su provincia, y luego hizo un extraño máster en geología en la Universidad de Minas y Tecnología en Pekín.

En 1994 estuvo varios meses en Japón donde escuchó una charla de Bill Gates, fundador de Microsoft, que le cambió la vida. Eran los años de Silicon Valley y Gates animaba a los ingenieros a unirse a la ola. Yuang decidió que lo haría. Pero al ser chino, su visa se demoró varios años hasta que en 1997 logró aterrizar en el valle de la tecnología punta en California.

EFE
Eric Yuan, el fundador de Zoom
EFE

La empresa que le contrató se llamaba Webex. Fundada dos años antes, esta compañía de telecomunicaciones representaba el multiculturalismo que se fomentaba en Silicon Valley, pues sus creadores eran el indio Subrah Iyar y el chino Min Zhu. Querían talentos de todo el mundo.

Eric Yuan destacó desde el principio pues le encantaba la tecnología de transmisiones. De hecho, cuando era joven y vivía en China, pensó que sería ideal tener un sistema telefónico especial para comunicarse con su novia que estaba a 10 kilómetros.

Webex llamó la atención de los poderosos cuando salió a Bolsa en el año 2000. En 2007, Cisco System, una firma dedicada a los equipos de telecomunicaciones, compró la compañía. Pagó 3.200 millones de dólares. Ese año Yuan se convirtió en vicepresidente de Webex, e impulsó el negocio de videoconferencia sobre todo en pymes.

Fue en esos años cuando presentó su idea de un sistema de videoconferencia que fuera muy accesible para todo el mundo, por un precio módico y con una tarifa libre para los que usaran poco el sistema. Incluso que fuera divertido, hasta el punto de que uno podía poner de fondo cualquier foto de las vacaciones. Se podía emplear en un teléfono móvil.

La idea no convenció a los directivos de Webex de modo que Yuan se fue de la compañía y montó Zoom en 2011. Para ser honestos, Yuan no llegó a convencer a su mujer, que le insistía en quedarse en Cisco. "Le dije: 'Sé que es un viaje largo y muy difícil pero, si no lo intento, me arrepentiré", confesaría Yuan a la revista 'Forbes'. Tres años después Cisco se arrepentiría de no haber hecho caso al ingeniero chino

Al principio, Yuan hacía todo en Zoom, incluso respondía los correos electrónicos del departamento de ventas. "Durante las primeras etapas de Zoom, envié un correo electrónico personalmente a cada cliente que cancelaba nuestro servicio", afirmó Yuan en una entrevista con Thrive Global en 2017. "Un cliente respondió a mi nota y me acusó de enviar correos electrónicos generados automáticamente (spam) haciéndose pasar por director ejecutivo: me dijo que Zoom era una empresa deshonesta. Le respondí que el correo electrónico era mío y que no lo había generado ninguna de nuestras herramientas de marketing. Él todavía no me creía, así que le escribí de nuevo y le ofrecí reunirme con él en una llamada de Zoom en ese mismo momento para demostrar que fui yo quien escribía los correos electrónicos. Esa llamada nunca tuvo lugar, ¡pero dejó de acusar a Zoom de ser deshonesto!".

Poco a poco, fue ganando clientes que cada vez eran más pesos pesados como Uber, Dell, Samsung, Walmart, Capital One y un montón de universidades norteamericanas. Así hasta 81.000 clientes de pago. En abril de 2019 llegó su gran momento: Yuan sacó Zoom a bolsa. El primer día de cotización, la acción subió más de un 70%. Y un mes después ya poseía un valor de mercado de 35.000 millones de dólares.

De la noche a la mañana, Yuan se convirtió en una de las mayores fortunas de EEUU. Su participación del 19% se multiplicó a medida que la pandemia se apoderaba del mundo. Un inmenso número de universidades y empresas del planeta decidieron abonarse a los servicios de Zoom, que tiene varias tarifas: gratis para todo el mundo con un límite de 40 minutos. A partir de ahí, dependiendo del tamaño de la empresa o institución se puede pagar hasta 1.200 euros al año.

Durante el estallido de la pandemia en China, Yuan reaccionó abriendo el servicio. Por ejemplo, la tarifa gratis que estaba imitada a 40 minutos se podía emplear sin límite de tiempo. En marzo amplió la oferta a todas las escuelas infantiles de Estados Unidos, Italia y Japón y luego a más países. "A principios de abril, más de 90.000 escuelas usaban Zoom”, relataba a 'Forbes'.

Esta semana el valor de mercado de Zoom era superior a los 42.000 millones de dólares. El patrimonio de Yuan y su mujer es ya de 5.500 millones de dólares. Ocupa el puesto 293 en la lista de los milmillonarios de 'Forbes'. Y eso que sus ingresos son modestos comparados con otras compañías: sus ventas en 2019 fueron de 623 millones de dólares con unos beneficios netos 25 millones. Esas cifras representaron unas subidas 88% y un 234% más, respectivamente. Pero se espera que las de 2020 sean de infarto.

A pesar de sus últimos fulgurantes años, la carrera ascendente de Zoom tuvo un gran tropiezo. Entre marzo y abril de 2020 se supo que los sistemas de seguridad de la compañía habían fallado, lo cual permitía la entrada de 'trolls' en las comunicaciones, así como el robo de datos. Yuan pidió perdón y anunció que iba a contratar a 'hackers' para que ayudaran a Zoom a encontrar agujeros en sus entrañas. En tres días, el valor de Zoom perdió el 20%.

Pero la necesidad de millones de teletrabajadores se impuso a los agujeros técnicos. A principios de este mes de septiembre de 2020 la acción había superado la barrera de los 400 dólares. Cinco días antes no pasaba de 300 dólares. Un año y medio antes, cuando salió a bolsa, costaba 36 dólares. Los inversores que hubieran comprado las acciones a ese precio ahora estarían ganando un 1.100%.

Zoom tiene el 35% del mercado de videoconferencias, según Datanyze. El mercado mundial era de unos 4.000 millones de dólares a principios del año. Probablemente, las estadísticas se queden cortas. Este año Zoom podría aumentar su facturación un 280% por encima de los 2.000 millones de euros, según las expectativas de la propia empresa.

Eric Yuan se ha convertido en la portada de todos los medios financieros de EEUU, incluida 'Forbes'. No solo le admiran sus inversores, también sus empleados. Según una encuesta de Glassdoor, Yuan tiene una aprobación del 99% de sus empleados. Ya en 2018 esa empresa de encuestas nombró a Yuan como consejero delegado del año. Y cuando le preguntan cuál es su lema de vida, Yuan responde: "Trabaja duro y sé humilde".

Mostrar comentarios