Lunes, 19.08.2019 - 08:57 h
En la guerra del fútbol

Vodafone respira con el fútbol de Vasile ​ante el ataque de Telefónica y Orange

La decisión de Telecinco reduce la presión sobre el operador británico, cuyos clientes convergentes podrán contratar este nuevo servicio online.

Antonio Coimbra respira aliviado tras el lanzamiento del fútbol en Telecinco
Antonio Coimbra respira aliviado tras el lanzamiento del fútbol en Telecinco. / EFE

Agosto de 2018. Vodafone enviaba un mensaje masivo a sus clientes: "Te informamos de que plataformas online como OpenSport han anunciado que retransmitirán la Champions y el Partidazo". Unas semanas después la plataforma desistió de comprar los derechos, pero la operadora británica ya había enseñado sus cartas: que hubiera un operador digital (OTT) que ofreciera el fútbol le permitiría reducir la penalización de no contar con este contenido en un mercado donde sus dos grandes competidores, Telefónica y Orange, sí los tenían. Ahora, un año después, ya tiene a ese operador. Respira con cierto alivio.

Contra todo pronóstico, Telecinco ha saltado al ruedo. La compañía ha decidido poner en marcha su propio servicio de streaming para ofrecer todos los partidos de fútbol (Liga, Champions, Europa League) en España después de comprometerse con Telefónica a pasar por caja y pagar por los derechos de retransmisión en internet. Lo hará con un servicio de 35 euros mensuales y que incluirá también otros contenidos, en un particular experimento por entrar en la televisión de pago. Un experimento que, a la luz de las experiencias anteriores, tendrá un reto tecnológico claro: no sólo para evitar caídas en el sistema, sino también para reducir al máximo la latencia y el retraso en la señal que pueda afectar a los clientes.

Sea como sea, este movimiento le asegura a Vodafone que Telefónica y Orange no son los únicos operadores que ostentan esta arma comercial. Y, además, le abre la puerta a algo que había deseado desde el verano del año pasado: contar con un OTT al que puedan optar sus propios clientes convergentes. De hecho, alguien que tenga su tarifa Vodafone One Ilimitada sin ningún paquete de televisión adicional que una la oferta OTT de Telecinco tendría una factura total inferior a los paquetes con toda la oferta de fútbol de Telefónica u Orange. Pero, además, podría ofrecer una alternativa para tratar de fidelizarlos a sus más de 200.000 clientes que hasta el final de esta temporada tenían los 8 partidos de 1ª División sin el Partidazo.

¿Caro o barato?

Pero, ¿con una tarifa mensual de 35 euros? Esa es una de las claves: el precio al que lanzará este servicio el grupo Mediaset. Se trata de un nivel muy superior a los 9 euros que cobraba Mediapro por todo el fútbol a través de su plataforma online BeIn Connect en 2016. Pero hay algo que tener muy en cuenta para comparar ambos productos: el grupo liderado por Jaume Roures ya había hecho negocio con la venta de los derechos a Telefónica después de haberlos adquirido. Por tanto, su servicio digital suponía sólo una venta incremental, por lo que no había una pérdida por cada uno de los clientes que pagaba por tener una cuenta.

El caso de Telecinco es distinto. Ha tenido que acceder a la compra de los derechos a través de la oferta mayorista regulada de Telefónica. De esta forma deberá rentabilizar la inversión con cada una de esas cuotas de 35 euros al mes. Según varias fuentes del mercado consultadas, se trata de un precio que, de acuerdo a lo exigido por la operadora presidida por José María Álvarez Pallete, estaría por debajo de costes. En este contexto hay que enmarcar la negativa, al menos por ahora, de Dazn, el 'Netflix de los deportes' controlado por el magnate ruso Len Blavatnik, a entrar en esta batalla.

Vodafone sigue sin fútbol

Si Vodafone había decidido el 'no' a todo el fútbol a partir de esta temporada, con este movimiento de Telecinco se reafirma. Según confirman diversas fuentes, la compañía participó en los primeros compases de la puja organizada por Telefónica a finales del pasado mes de junio, para estudiar cómo iba a ser la configuración de la oferta. A los pocos días, como ya había anunciado, desistió. Y lo hizo porque las cifras eran las mismas de temporadas anteriores, que suponían un desembolso para ellos de más de 200 millones de euros al año. En este sentido, el propio consejero delegado, Antonio Coimbra, puso sobre la mesa sus cifras: para que un usuario de sus servicios pague realmente el coste debería abonar hasta el triple (entre 50 y 60 euros al mes).

Orange debe ahora ver si realmente cree que tiene sentido pagar por el fútbol, con un operador como Telecinco en el mercado. Debe decidir si pone sobre la mesa unos 300 millones de euros. Con toda probabilidad lo hará. Y tanto los franceses como la propia Telefónica tendrán que sacar las mayores armas no sólo para conquistar a los clientes de Vodafone que quieren fútbol, sino defenderse de la propuesta del grupo mediático presidido por Paolo Vasile.

El mercado se sigue moviendo. Llega un momento clave para el próximo año en un sector asfixiado por una dura guerra de precios. En las próximas tres semanas arranca una nueva temporada para las compañías. Y ya no sólo estarán las telecos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios