Jueves, 20.02.2020 - 03:16 h
Señalado para el próximo 14 de febrero

Más fuegos para el BBVA: se enfrenta a un juicio contra Béjar por su despido

El juzgado de lo Social número 12 de Madrid ha planteado un acto de conciliación para esa misma jornada en aras a evitar la celebración de la vista. 

El presidente de DCN, Antonio Béjar
Béjar fue destituido como presidente de DCN el pasado mes de julio. / Archivo .

El exdirector de Riesgos y Recuperaciones Inmobiliarias del BBVA Antonio Béjar se enfrentará a la entidad el próximo 14 de febrero en una vista que acoge el Juzgado de lo Social número 12 por la demanda planteada contra el banco tras su despido al verse salpicado por el escándalo de las escuchas del comisario jubilado José Manuel Villarejo, según confirman este diario fuentes jurídicas. Las mismas fuentes explican que la demanda recayó en el Juzgado de lo Social número 10 si bien el asunto se está tratando en el número 12, el cual ha citado a las partes el próximo 14 de febrero de 2020 a las 9.00 horas.

Con todo, se ha programado un acto de conciliación entre las partes a primera hora de ese día aunque, de no progresar, se procederá a la celebración de la vista. La entidad que preside Carlos Torres decidió prescindir de sus servicios tras conocerse su imputación en la pieza novena del caso Tándem, tal y como adelantó este diario. En respuesta, el que fuera presidente de Distrito Castellana Norte (DCN) ha buscado resarcimiento en los tribunales y abre más fuegos contra el banco, el cual también está investigado como persona jurídica en la Audiencia Nacional por los encargos efectuados durante más de una década al entramado empresarial del comisario jubilado.

De este modo, y tras presentar una demanda como adelantó El Confidencial, la entidad y el que fuera empleado suyo durante dos décadas se verán las caras en los tribunales el próximo mes de febrero. Se trata de un nuevo frente judicial para el banco el cual este mismo jueves volvía a la Audiencia Nacional para declarar por su implicación en el caso Tándem. El magistrado, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, acordó su citación como persona jurídica por los delitos de cohecho, revelación de secretos y corrupción en los negocios por los pagos a las empresas de Villarejo que superaron ligeramente los 10 millones de euros.

La versión del banco en la Audiencia

El interrogatorio del pasado 20 de noviembre al representante legal de la entidad, Adolfo Fraguas, quedó inconcluso por problemas de agenda del magistrado instructor, Manuel García Castellón, motivo por el cual la entidad volvió a declarar como persona jurídica este jueves. El banco, que está siendo asesorado por la fiscal Helena Prieto González, socia del área de Derecho Penal de Garrigues y por letrados del despacho Uría Menéndez, como es el caso de Jaime Alonso Gallo, aprovechó su primera intervención en sede judicial para defender su sistema de forensic. Igualmente arremetió contra dos figuras claves de la causa: el exjefe de seguridad Julio Corrochano y el propio Béjar.

El enfrentamiento entre el banco y el empresario se remonta al pasado mes de julio. Fue entonces cuando el magistrado García Castellón acordó la citación como investigados de un total de ocho exdirectivos de la entidad, entre los que se encuentran el exjefe de seguridad Julio Corrochano, y el exCeo Ángel Cano, por su presunta relación con los trabajados encargados a Villarejo. Pese a que todos ellos se acogieron a su derecho a no declarar a expensas de que el instructor levante el secreto de sumario que pesa sobre esta pieza, Béjar se desmarcó de esta estrategia de defensa.

De este modo respondió a las preguntas planteadas por su letrado en este procedimiento, Javier Gómez Bermúdez, y dijo que no conocía de nada a Villarejo y que se encargaron a Cenyt algunos trabajos tales como la identificación de clientes de morosos. A este interrogatorio le siguieron otros tres más, el último celebrado el pasado mes de octubre, en los que el empresario aportó ingente documentación sobre los contratos y desveló además detalles que han sido determinantes para que el magistrado acabe imputando en el procedimiento al expresidente de la entidad, Francisco González.

Las facturas de Villarejo

El departamento de Béjar era el responsable de dar el visto bueno a las facturas que remitió Villarejo sobre trabajos tales como investigaciones patrimoniales, las cuáles corrían a cargo de la firma estadounidense Kroll hasta que desde la cúpula de la entidad se ordenó cambiarles por Cenyt. Los investigadores tratan de esclarecer si dichas facturas remitidas por el entramado de Villarejo correspondían con trabajos reales o, por el contrario, ocultarían pagos al comisario por otros encargos de dudosa legalidad, como ocurrió con la 'operación Trampa'. La misma consistió en el seguimiento en 2004 a periodistas, políticos y prestigiosos empresarios relacionados de alguna forma con el presunto intento de asalto de Sacyr al banco.

El propio Francisco González alertó de esta presunta maniobra de Luis del Rivero tras dimitir de sus cargos al frente de la entidad al verse salpicado por el escándalo de las escuchas. Desde entonces hasta ahora, el banquero ha reivindicado su presunción de inocencia y se ha ceñido a la investigación abierta en el seno de la entidad en mayo de 2018, nada más tener conocimiento de estos contratos, para esclarecer los hechos. Ya en sede judicial, FG se desligó por completo de Villarejo y delegó responsabilidad en el comisario y entonces jefe de seguridad de la entidad, Julio Corrochano, a quien Villarejo señaló como su nexo dentro de la entidad.

El banco, por su parte, negó tener conocimiento de cualquier ilicitud en su primera parte de interrogatorio en la Audiencia Nacional y se resguardó en el famoso 'forensic' encargado a PwC para depurar responsabilidades sobre los hechos. La clave de su imputación reside en si el banco realmente tenía un sistema de 'compliance' efectivo y no solo eso sino si lo aplicaron durante estos años de relación laboral con Villarejo (2004-2017). Por ese motivo en su segunda vuelta a la Audiencia Nacional defendió la aplicación de su normativa de control, se desligó por completo de la figura de Villarejo y dejó caer la responsabilidad en el exjefe de seguridad del banco no sin dejar pasar que parecía complicado que el equipo de FG desconociera por completo estos contratos con Cenyt.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING