El índice más castigado

Los bajistas reabren 'cortos' en el Ibex 35 con el bono español refugiado en el BCE

El índice de referencia de la Bolsa española cae el doble que sus homólogos europeos en una jornada de tranquilidad en los mercados.

Toros (bulls) y osos (bear), la eterna lucha de los mercados.
Toros (bulls) y osos (bear), la eterna lucha de los mercados. / Pixabay

Se ha levantado la veda. Mientras el Banco Central Europeo (BCE) protege al bono soberano español con sus compras masivas de deuda, las apuestas bajistas de los grandes 'hedge funds' han reencontrado una vía alternativa para cubrirse contra el riesgo de España a través de sus grandes empresas. Si las cuentas públicas sufren un desfase histórico, las privadas -que nutren las anteriores- también. El levantamiento del veto a la construcción de posiciones cortas, que se revalorizan con las caídas de precios, ha situado a la Bolsa española como una de las más castigadas a nivel europeo tras la reapertura bajista de este martes.

El regreso de los grandes inversores bajistas ha tenido su reflejo en los aumentos de los volúmenes negociados este martes y en el aumento de la volatilidad. El Ibex 35 comenzó la jornada con subidas de más del 1%, pero se dio la vuelta en cuestión de minutos con los desplomes en los bancos. La cotización del Santander, que llegó a subir un 4%, terminó el día con una caída del 5,58% con un rango superior al 10% entre su máximo y mínimo. Sabadell, que también subía un 2%, se derrumbó un 11,9%, igual que Bankia. En otro movimiento desordenado, la operadora Telefónica pasó de subir un 1,3% a caer un 9,4% al cierre de la sesión.

Regresa la volatilidad

Fuentes financieras explican a ‘La Información’ que este aumento de la volatilidad y la dislocación de precios registrada en la sesión se puede achacar a este tipo de operativas bajistas, que consiste en tomar prestadas acciones y venderlas de golpe para magnificar el efecto en la cotización. Esto también sustena, en parte, los aumentos de precios registrados entre lunes y primera hora del martes, ya que para construir los cortos otros inversores tienen que comprar las acciones.

En ocasiones, esto ocurre dentro del propio inversor como Blackrock, que tiene decenas de fondos operando tanto al alza como a la baja sobre las acciones en las que invierte. Otros grandes accionistas como Norges Bank, el custodio del fondo soberano de Noruega, presta parte de sus títulos a inversores en corto debido a que cobra por ello a sabiendas de que podrá recuperar esas acciones cuando quiera. Esto obliga al bajista a recomprar las acciones y puede provocar subidas aceleradas en la cotización. La posición a largo plazo de este tipo de inversores institucionales les permite aguantar periodos de largas caídas en las cotizaciones mientras que otros inversores no pueden.

El Dax sube, el Ibex baja

Según anunció la ESMA, Austria, Bélgica, Francia, Grecia, Italia y España han puesto fin este martes a las restricciones para las operativas en corto o bajistas sobre las acciones de las empresas que cotizan en sus bolsas después de cerca de dos meses de prohibición. El ATX de Austria registró un desplome del 4,3%, el Bel 20 de Bruselas un 1,7%, el Ftse MIB italiano un 2,3%, mientras que la reacción fue menos visible el ASE griego (-0,7%) o el Cac 40 francés (-0,9%), uno de los comparables al Ibex 35, la referencia española, que se dejó un 2,5% y volvió al nivel de los 6.600 puntos. El Dax alemán, que no ha vivido estas prohibiciones, terminó el día en positivo después de subir el lunes un 5,6%.

Los grandes 'hedge funds' de Wall Street vuelven ahora a campar a sus anchas en la Bolsa española, pese a que esta no ha subido en estos dos meses y se mantiene en niveles de finales de marzo, a su vez cercanos a los de 2012. El supervisor prohibió los cortos el jueves 12 de marzo sobre 69 empresas españolas y tras la entrada bajista de Bridgewater sobre cinco pesos pesados (Santander, BBVA, Telefónica, Inditex e Iberdrola) con 1.100 millones de euros en su contra. Cuatro días después, la CNMV decretó la primera prohibición de 30 días y renovó este particular estado de alarma bursátil hasta este lunes 18 de mayo.

Según explicaron los reguladores, el objetivo de estas medidas fue estabilizar el mercado financiero ante los movimientos desordenados y abruptos. También para frenar el pánico generado tanto en los inversores en acciones como en los partícipes de fondos y planes de pensiones con exposición a bolsa. El Ibex 35 sufrió entre el 19 de febrero y mediados de marzo el crash bursátil más rápido de su historia.

Durante los dos meses de confinamiento para los bajistas, el registro de posiciones de la CNMV apenas ha registrado movimientos. AKO Capital sobre Indra y Marshall Wace en ACS han sido algunos de los cortos que se han movido, al igual que AQR y Citadel en Cellnex. Estos ‘hedge funds’ aprovecharon un resquicio de la norma para sus movimientos: la cobertura de sus inversores en bonos de esas compañías. De hecho, las posiciones cortas más grandes y habituales tienen que ver con coberturas (protecciones) sobre inversiones en deuda. También ocurre que accionistas estables de una compañía protejan su participación con coberturas bajistas como fue el caso de Caixabank en Telefónica.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING