Tras un desplome del 45% en bolsa

Caixabank libera a Telefónica de su 'red' bajista y mete 174 millones a patrimonio

El banco se cubrió en julio de 2019 contra potenciales caídas de la operadora en bolsa y ahora cosecha los frutos de la medida preventiva.

Telefónica, en bolsa.

Ya puede subir. Después de un desplome del 45% en bolsa en ocho meses, el rebote de Telefónica en las últimas jornadas tiene viento de cola en su propio accionariado. Caixabank, su mayor socio con el 5% del capital, acaba de liquidar la cobertura bajista que mantenía sobre el 1% de la operadora (51,9 millones de acciones) desde el verano pasado. Lo hace tras la entrada en corto sobre la operadora del mayor ‘hedge fund’ del mundo (Bridgewater), la nueva normativa temporal de ESMA que obliga a revelar coberturas o cortos superiores al 0,1%  y, también, la prohibición adoptada por la CNMV para toda la Bolsa española.

La operativa le acaba de reportar plusvalías de 174 millones de euros que cargará contra patrimonio. Los usará para rebajar el valor en libros de su participación y para compensar los 672 millones de ‘pérdida patrimonial' que ha registrado desde 2016 por su 5% de Telefónica. “Caixabank ha cancelado con liquidación por diferencias el equity-swap comunicado el pasado 15 de julio de 2019. Con fecha de 19 de marzo de 2020 se han concretado los parámetros definitivos de la cancelación”, con esta escueta frase a la CNMV la entidad que dirige Gonzalo Gortázar pone fin a la cobertura bajista que desplegó el pasado verano a 7,33 euros por acción para protegerse, como adelantó 'La Información'.

Gortázar y Gual, el tándem al frente de Caixabank.
Gortázar y Gual, el tándem al frente de Caixabank. / L. I.
La clave

¿Por qué lo hace?

¿Cuál es el objetivo y para qué se extiende esta cobertura? ¿Es una posición bajista? “Es un instrumento financiero habitual para la gestión activa de nuestra cartera de participadas. Se asegura un precio de cobertura. Con este instrumento conservamos nuestros derechos de votos hasta la liquidación. No supone que vayamos a entregar nuestras acciones ya que también se puede liquidar por diferencias”, señalaron en julio fuentes de la entidad a 'La Información'. No se trata de una posición corta o especulativa -pese a que el contrato puede generar beneficios si cae la acción- ya que la posición es proporcional a la participación del 5% y por tanto está catalogada como una cobertura a efectos de las normas de contabilidad.

Fue premonitorio porque en cuestión de semanas, la operadora que preside José María Álvarez Pallete se dejó un 20% sobre el parqué y emprendió una serie de medidas para dar otro giro estratégico al grupo. Ese cambio de estrategia cristalizó en un plan de bajas masiva, varias desinversiones y la creación de las nuevas filiales Telefónica Hispanoamérica, Telefónica Tech y Telefónica Infra, entre otras.

En agosto, en plena crisis bursátil, Criteria Caixa, que controla el 40% de Caixabank y el 1,2% de Telefónica, salió al rescate para mantener a flote a la operadora con una orden continua de compra que surtió efecto. Caixabank, que agrupa el negocio bancario de la histórica caja de ahorros, está controlado en un 40% por Criteria Caixa, el holding financiero de Fundación Bancaria La Caixa. Estas dos últimas entidades está presididas por Isidro Fainé, a su vez vicepresidente de Telefónica y el miembro más antiguo de su consejo de administración.

¿Cómo lo hace?

Se trata de una cobertura contable, y no una posición corta neta, porque el banco tiene el 5% de las acciones y el ‘swap’ solo blindaba un 1% de su participación (51,92 millones de acciones). Caixabank ha cerrado la posición con 174 millones de euros en plusvalías que llevará contra patrimonio y no contra resultados, según explican desde la entidad. Al igual que ha ocurrido con la telaraña bajista de JP Morgan en Repsol, la entrada en vigor de la normativa ESMA el lunes obliga a revelar las posiciones cortas que estén por encima del 0,1% del capital de una empresa europea y comunicarlo a su vez a la CNMV.

De este modo, la entidad financiera logra una rentabilidad del 84% para el banco en solo ocho meses (TAE bruto 120%), que ayudarán a reducir el coste de adquisición de la participación histórica en la operadora, una cifra que Caixabank declina revelar pero que es inferior a la cotización actual de la operadora. No es la primera vez que el banco usa derivados financieros para cubrirse ante caída de Telefónica en bolsa y, de paso, sacar jugo a su participación estable en la operadora.

Respaldo y participación estratégica

El banco ha repetido la jugada en bolsa que realizó entre entre julio de 2017 y abril de 2018. Entonces contrató un escudo (equity swap) a 9 euros por acción y liquidó la posición a 7,7 euros tras una caída del 15% -y dio una rentabilidad del 16,9% para la entidad. También entonces se cargó contra patrimonio aquellas plusvalías, que ascendieron a 59 millones. Caixabank valoró su 5% de Telefónica en 1.617 millones de euros al cierre de 2019, 288 millones menos que los 1.905 millones de 2018. Ese ajuste a la baja del valor razonable de la participación en la operadora se une a los 204 millones de 2018 (de 2.109 a 1.905 millones) y a los 180 millones de 2017. En total, 672 millones desde 2016.

La entidad que dirige Gortázar lidió mejor que otros accionistas con el descenso en bolsa de la operadora, que supone su principal activo en balance. BBVA, por ejemplo, no realiza coberturas sobre su participación del 5,13% de Telefónica, según confirmó el banco a este diario hace algunas semanas. Gracias a las dos coberturas realizadas (238 millones) y los dividendos cobrados anualmente de Telefónica en ese periodo (500 millones), el banco ha compensado con holgura -e incluso, gana- los ajustes de patrimonio realizados hasta la fecha.

Para Caixabank, la presencia en la operadora sigue siendo estratégica y mantiene la fe en la marcha de la 'teleco'. “Estamos muy cómodos en la compañía, es una excelente compañía, como es bien sabido. (...) Como resultado de la evolución de los mercados y del hecho de que el sector de telecomunicaciones es un sector que en términos bursátiles está, digamos, en situaciones complejas, el consejo de administración y el equipo directivo de Telefónica tomó decisiones en sus consejos a finales de año que están en proceso de implantación. Y nosotros apoyamos a Telefónica, es una empresa en la que creemos”, aseguró el presidente de Caixabank,  Jordi Gual, tras la presentación de resultados anuales.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING