Viernes, 17.08.2018 - 15:26 h
Acusa al Gobierno de tenderle una trampa

Puigdemont dice que hoy no suspendería la declaración de independencia catalana

"El 10 de octubre habíamos planeado proclamar la independencia, pero decidí suspender los efectos concretos para dejar una puerta abierta al diálogo".

El expresident Carles Puigdemont durante una reunión en Bruselas con los diputados de su partido, JxCat. EFE/STEPHANIE LECOCQ
El expresident Carles Puigdemont durante una reunión en Bruselas con los diputados de su partido, JxCat. EFE/STEPHANIE LECOCQ

El expresident de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont ha asegurado que actuaría de manera "diferente" si se repitiese el proceso independentista y "no suspendería la proclamación de independencia" porque dice que el Gobierno le tendió una trampa.

"Hay una cosa que haría de manera diferente. El 10 de octubre, habíamos planeado proclamar la independencia, pero decidí suspender los efectos concretos para dejar una puerta abierta al diálogo con el Gobierno español", señala en una entrevista con Tribune de Genève.

Según indica, decidió anular la declaración por sugerencia de "fuentes directas del Gobierno español, su mediador y otros", y considera que actuó "de manera responsable" e "incluso arriesgada porque todos esperaban una proclamación efectiva".

Una trampa

"Desafortunadamente, fue una trampa porque no hubo una reacción positiva del Gobierno", asegura, al tiempo que añade que "si se hiciera nuevamente (el proceso), no suspendería la proclamación de la independencia".

El expresident ha viajado este domingo a Ginebra (Suiza) para participar en un debate sobre el derecho a la autodeterminación, ciudad donde se encuentra la exdiputada de la CUP Anna Gabriel.

El exilio

Puigdemont también ha hablado sobre su futuro fuera de España. "Si el Estado español no comprende que debemos empezar a hablar y hacer política, si continúa la represión, la persecución criminal, tendré que quedarme en el exilio durante mucho tiempo", ha expresado el expresident, que no obstante, apunta que no es su "deseo".

El expresident también ha comentado que nunca se negó a aceptar que la independencia de Cataluña se llevase a referéndum en toda España, y ha puesto de ejemplo a Escocia y el Reino Unido, con el Brexit.

Igualmente, ha apuntado que la independencia "no es la única manera" para lograr la autodeterminación. "Estamos dispuestos a trabajar en otros modelos para llegar a un acuerdo", añade.  Puigdemont ha defendido que nunca ha estado en una "situación de ilegalidad" porque se puso a disposición de la justicia belga, por lo que niega tener "vocación de martirio".

Quiere delegar su voto pero no perder el acta

Carles Puigdemont también dejó claro que la clave para desbloquear la investidura del nuevo Gobierno catalán pasa por que las autoridades judiciales españolas le dejen delegar su voto sin que tenga por ello que renunciar a su acta de diputado.

"No hay obstáculos reglamentarios para que yo pueda delegar el voto, pero estamos ante una intervención de la Justicia en la vida legislativa catalana, cosa que es bastante impropia de un régimen donde debería haber separación de poderes", afirma Puigdemont en declaraciones a los medios de comunicación en Ginebra.

El Tribunal Constitucional no permite al líder catalán ni a ninguno de los cuatro exconsejeros que se fugaron con él a Bélgica delegar el voto, al pesar sobre ellos "una orden judicial de busca y captura e ingreso en prisión".

Tres consejeros ya han renunciado a su acta de diputado, pero el exconsejero Toni Comín y Puigdemont no quieren dar ese paso, y pretenden permanecer en Bélgica, a donde huyeron en octubre. "A mí nadie me ha pedido que deje el escaño, me piden, y yo he pedido, delegar el voto, lo que se debería permitir para respetar el resultado de las elecciones del 21 de diciembre", agrega el exmandatario.

El expresidente aseguró que quien tiene la llave de desbloquear la situación en Cataluña es el Gobierno español, por lo que pidió que deje de intervenir. "Yo le pediría al Estado español que dejara de interferir, un poco de más de respeto por la decisión de los catalanes", insistió. En este sentido dijo que "comparte" con los miles de ciudadanos que se han manifestado en Barcelona para denunciar la situación de bloqueo de la política catalana, que sigue sin Govern tres meses después de las elecciones autonómicas.

"Comparto con el hecho de que un Parlamento que ha sido escogido con la máxima participación de la historia no pueda elegir a un Gobierno por la decisión de un juez que no tiene los atributos para condicionar quién debe ser el presidente".

"Estoy listo para entrar en prisión"

Precisamente, el líder catalán reiteró hoy su intención de permanecer en Bélgica el tiempo que las autoridades belgas le permitan, y confesó que está listo para entrar en prisión si así lo deciden las autoridades belgas.

"Yo tengo esperanza y gran confianza en la Justicia europea y en la de los países europeos, y voy a respetar sus decisiones (...) porque tengo una gran confianza en la separación de poderes y en las garantías de un trato justo que yo no puedo obtener en España", afirma.

El exmandatario catalán sostuvo que es por ello que "no se encuentra en la clandestinidad" en Bélgica, sino "a disposición de las autoridades". España acusa a los cinco huidos de los presuntos delitos de rebelión, sedición, malversación, prevaricación y desobediencia.

Sin embargo, el Tribunal Supremo retiró en diciembre la orden de detención y entrega europea contra Carles Puigdemont y sus exconsejeros a la espera de la presentación del auto procesamiento. Consultado específicamente si está listo a ir a prisión, respondió afirmativamente. "Sí, desde el momento que yo estoy a disposición de la Justicia belga y que hay la posibilidad de que puedan extraditarme", señala. "Si soy extraditado yo iré a la cárcel, pero será un grave error que empeorará aun más la situación", agrega.

En prisión preventiva se encuentra precisamente el que fuera vicepresidente del Gobierno catalán, Oriol Junqueras, acusado de los mismos delitos que Puigdemont. El expresidente catalán confirmó hoy en Ginebra que no tiene ninguna intención de pedir asilo político en Suiza, como se había especulado, y que pretende retornar a Bélgica el próximo miércoles cuando concluya su agenda en la Confederación Helvética. "Yo no voy a pedir asilo en Suiza y tampoco lo voy a pedir en Bélgica. Yo no soy un fugitivo, estoy plenamente en la legalidad europea", subraya.

Puigdemont dice que hoy no suspendería la declaración de independencia catalana

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios