Recorta el gasto un 30%

El truco para ahorrar hasta 5.800 € en tu hipoteca con el certificado energético

Solo con subir una letra en el certificado energético de una vivienda es posible ahorrar hasta el 30% en nuestro consumo. Asimismo, podremos conseguir una hipoteca verde con bonificaciones.

Así cambia una hipoteca tener un certificado energético adecuado.
Así cambia una hipoteca tener un certificado energético adecuado.
©[comzeal de Getty Images] a través de Canva.com

¿Sabías que con el certificado energético de tu vivienda puedes ahorrar hasta 5.786 euros? Desde que entró en vigor la nueva tarifa de la luz, el interés por reducir costes innecesarios se ha puesto a la orden del día. Se calcula que el ahorro anual en los hogares que tengan contratada una potencia de entre 10 -15kW será de 197 euros, eso sí, siempre y cuando se adapten a los horarios más económicos de esta nueva tarifa. No obstante, antes de llegar a este paso y de comprar un inmueble, es posible rebajar las futuras facturas de la luz con el certificado energético de la vivienda.

Desde la A hasta la G, todas las letras para ahorrar

El certificado energético o CEE es un documento que permite conocer las características energéticas de un inmueble. Desde 2013 es obligatorio para vender o alquilar cualquier propiedad y se tienen en cuenta desde los sistemas de climatización de la vivienda hasta el tipo de ventanas que tiene.

  • Certificación A: es la categoría más eficiente. El gasto energético con esta letra es un 55% menor que la media.
  • Certificación B: el gasto energético ronda entre el 55% y el 75%.
  • Certificado C: todavía hablamos de inmuebles eficientes, aunque el gasto ronda entre el 75% y 90%.
  • Certificado D: entre el 90% y 100% de coste energético.
  • Certificado E: se considera poco eficiente. El gasto energético se sitúa entre el 100% y 110%.
  • Certificado F: mala eficiencia energética. Consumo entre el 110% y 125%.
  • Certificado G: el más bajo en la clasificación. Se considera que las viviendas con este certificado no son eficientes, puesto que el consumo es superior al 125%.

¿Cómo recortar hasta un 30% el gasto con tu certificado energético?

Según el Consejo General de la Arquitectura Técnica en España, solo con subir una letra en el certificado energético de una vivienda es posible ahorrar hasta el 30% en nuestro consumo. Tal y como señala el organismo, apenas el 50% de los ciudadanos conocen la funcionalidad de este documento, que actúa casi como una hipoteca oculta.

A la hora de comprar una vivienda, en el caso de que esté valorada positivamente en su certificado energético, podremos optar a una hipoteca verde. “Este producto permite aprovecharse de bonificaciones que no dependen directamente de nuestros ingresos, sino de las características del inmueble”, señala Simone Colombelli, director de Hipotecas de iAhorro.

Por ejemplo, la Hipoteca Triodos Variable favorece los préstamos para viviendas sostenibles con un TIN desde euríbor + 1,05% para las más eficientes (A+) hasta un TIN de euríbor más 1,29% para inmuebles con el peor certificado energético (G).

De esta manera, un préstamo hipotecario de 150.000 euros a 30 años con una vivienda que tenga un certificado energético A+ tendrá un coste final con intereses de 163.225,87 euros sumando el último euríbor relativo al mes de mayo y un TIN del 1,05% sin tener en cuenta otras vinculaciones.

Por su parte, la misma hipoteca para un inmueble con un certificado G ascenderá hasta los 169.012,76 euros. La diferencia entre una y otra es de 5.786 euros.

Otra hipoteca que premia la eficiencia energética es la Hipoteca Freedom Green de Banco Mediolanum. En este caso la entidad ofrece esta alternativa solo a viviendas con un certificado A o superior con una bonificación de euríbor +0,99% cumpliendo condiciones.

Utilizando el mismo caso de un importe de 150.000 euros de capital prestado a 30 años el préstamo con intereses tiene un coste total de 161.799,31 euros.

Más allá del coste de las propias cuotas, contratar una hipoteca verde permite desprenderse de otros gastos relacionados con el ámbito cotidiano de la vivienda que ayudan a hacer frente al préstamo hipotecario. Esta es otra de las razones por las que, cada vez más, los bancos están impulsando este producto entre sus clientes.

Mostrar comentarios