Lunes, 12.11.2018 - 19:46 h
Tras la reunión del Consejo de Ministros

El Gobierno se cura en salud y rebaja su previsión tras confirmarla hace diez días

El Ejecutivo presentará a Bruselas un plan presupuestario en el que modifica a la baja todos los indicadores excepto la tasa de paro. 

Las ministras de Hacienda María Jesús Montero (i), ministra Portavoz Isabel Celaá (c), y de Economía Nadia Calviño tras el Consejo de Ministros
Las ministras de Hacienda María Jesús Montero (i), ministra Portavoz Isabel Celaá (c), y de Economía Nadia Calviño tras el Consejo de Ministros / EFE

El Gobierno ha tenido que volver sobre sus pasos en apenas diez días. Ha sido el tiempo transcurrido desde la "robustez" a la "prudencia", si se utilizan los dos principales sustantivos utilizados por la ministra de Economía, Nadia Calviño, en ese mismo periodo. La prudencia es de hoy, y ha servido para justificar la revisión de la previsión de crecimiento de la economía española que acaba de realizar el Ejecutivo socialista: del 2,7% que ratificó el pasado viernes 5 de octubre a un 2,6% en el proyecto presupuestario que remitirá hoy mismo a Bruselas. 

Tras definir el plan como "prudente y realista", la ministra ha especificado que se encuentra en los "límites inferiores" de los rangos de previsiones nacionales e internacionales y por eso admite la revisión de todos los grandes indicadores excepto el relacionado con la creación de empleo. En este sentido, estima una tasa de paro del 15,5% este año y del 13,8% para 2019. Hace menos de dos semanas, Calviño salió en rueda de prensa sin más motivo que justificar las grandes cifras del Gobierno y confirmó lo que ya había dicho en julio, que España crecería un 2,7%, en línea con lo que apuntaban todos los organismos internacionales. Unas cifras que se han revisado casi en su totalidad hoy mismo antes de elevar el cuadro macroeconómico a Europa. 

Según ha explicado Calviño, esta modificación a la baja viene motivada por un comportamiento menos favorable del entorno exterior, mientras la demanda nacional será la única que aporte crecimiento al PIB. Las cifras reflejan una aportación negativa del sector exterior, del -0,1% en 2018, y plana en 2019, frente a un incremento de la demanda interna del 2,7% este año y del 2,3% el próximo.

El Ejecutivo socialista ha aprobado esta mañana el plan presupuestario para el ejercicio de 2019 que remitirá hoy mismo a la Comisión Europea para su validación cara al cumplimiento de los objetivos de déficit exigidos por la autoridad europea y después del acuerdo firmado el pasado viernes con Podemos.

En el nuevo cuadro macroeconómico, el Gobierno de Pedro Sánchez incluye una senda de consolidación fiscal que considera "más realista y prudente" que la elaborada por el anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy. En cifras, pone negro sobre blanco lo ya transmitido a las autoridades europeas este verano: un objetivo de déficit del 1,8% en 2019, que ven “crucial y apropiado”, frente al 1,3% que dejó fijado el PP.

Con todo, el documento aprobado hoy en el Consejo de Ministros apuesta por una reducción estructural del déficit público de 0,4 puntos de PIB y asegura el "cumplimiento de los requisitos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento".

La AIReF avala el cuadro macro

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) avala las previsiones del "prudente" escenario macroeconómico del Gobierno incorporadas en el proyecto del Plan Presupuestario 2019, teniendo en cuenta los supuestos exógenos y políticas definidas, y ve "factible" el impacto macroeconómico de las medidas adelantadas por el Gobierno.

El organismo considera "factibles" las hipótesis básicas que sustentan el escenario macroeconómico que acompaña al proyecto del Plan Presupuestario 2019, y añade sobre la actualización del Programa de Estabilidad 2018-2021 que los supuestos externos recogidos por el Gobierno han experimentado una revisión a la baja en la mayoría de los casos.

En este sentido, destaca la revisión del crecimiento mundial en sentido negativo, en línea con las previsiones del Banco Central Europeo y de otros organismos internacionales; así como la rebaja del crecimiento para los mercados de exportaciones españolas y de la zona euro. No obstante, apunta que este menor crecimiento de los mercados de exportación se podría ver compensado por la menor apreciación esperada del euro frente al dólar.

De su lado, señala que las expectativas sobre la evolución del precio del petróleo se encuentran por encima de las previsiones de los organismos internacionales, pero por debajo de los precios de los mercados de futuros. Su crecimiento esperado tendrá un impacto esperado directo en términos de encarecimiento de las importaciones y mayor inflación, según la AIReF.

Finalmente, considera "prudentes" los supuestos relacionados con la curva de tipos de interés a largo plazo, manteniendo un diferencial positivo respecto a las expectativas de mercado inherentes a la curva a plazo o forward.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios