Martes, 21.05.2019 - 13:19 h
Según datos de la Agencia Tributaria

Los españoles confirman el volantazo a la gasolina y la recaudación saca su tajada

Los ingresos por nuevas matriculaciones se disparan en enero por el mayor coste de dar de alta un vehículo de este tipo dada su mayor contaminación. 

Vehículos de ocasión estacionados/vehículos usados/coches/automóviles
Los españoles confirman el volantazo a la gasolina y abandonan en masa el gasóleo. / L.I.

El cambio de año no ha supuesto un cambio en la tendencia descendente que inició el mercado del diésel desde mediados del pasado 2018. Las noticias recurrentes sobre sus problemas, el final que se atisba de aquí a unas décadas con el fin del coche tradicional y la posibilidad de un impuesto específico para el gasóleo se han conjugado en su contra y las ventas ya cerraron 2018 en mínimos. Ahora, sale a la luz otro dato que deja claro que los españoles huyen de este tipo de combustible: la recaudación por impuesto de matriculación (tasa transferida a las comunidades autónomas) se situó en 48,67 millones de euros en enero, lo que supone una subida del 31,5% en comparación con los 37 millones de euros ingresados en el mismo mes de 2018, según datos de la Agencia Tributaria.

Fuentes del sector consultadas por Europa Press indicaron que este significativo incremento de los ingresos públicos por impuesto de matriculación está vinculado al aumento de las matriculaciones de automóviles con motor de gasolina y de modelos todocamino, que, en general, tienen mayores emisiones y asumen tramos del impuesto superiores. La paradoja es que la recaudación es mayor porque estos vehículos son más contaminantes, el objetivo contrario del Gobierno socialista y sus planes. 

El mes pasado, el 60% de las entregas correspondió a modelos de gasolina, frente al 28,9% de los diésel y al 11,1% de los híbridos y eléctricos. No hace mucho, esta proporción era justo la contraria. Sin embargo, en el primer mes del ejercicio, la cuota media de esta tasa que abonaron los vehículos comercializados en España fue de 502 euros por unidad, lo que supone una subida de un 39,8% respecto a los 358 euros de enero del año anterior.

Por su parte, los conductores españoles pagaron un precio medio del vehículo nuevo (impuesto de matriculación incluido) de 17.829 euros, un 0,01% más, mientras que las emisiones medias de dióxido de carbono (CO2) fueron de 123 gramos, cinco gramos más que en enero de 2018.

Además, la base imponible (valor de los vehículos) anotada al inicio de curso fue de 1.679 millones de euros, lo que representa una caída del 6,7% respecto a los datos del primer mes del ejercicio anterior.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios