Jueves, 12.12.2019 - 23:06 h
Negociaciones de gobierno

La patronal y los sindicatos presionan a Sánchez para que Valerio siga en Trabajo

Los agentes sociales se posicionan a favor de la continuidad de la ministra, ante la posibilidad de que el Departamento acabe en manos de Podemos.

Foto Valerio, Garamendi, Sánchez y Sordo / CEOE
La patronal y los sindicatos presionan a Sánchez para que Valerio siga en Trabajo / CEOE

Los agentes sociales entran de lleno en las negociaciones del gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos. Son conscientes de que de las conversaciones a puerta cerrada entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias va a depender parte de su negociado durante la próxima legislatura, de salir adelante la investidura del líder socialista. La patronal y los sindicatos dan por hecho que Sánchez ha ofrecido a Iglesias el Ministerio de Trabajo y ya han empezado a ejercer presión para que Magdalena Valerio conserve su puesto. Todavía no dan por amortizada a la ministra y la "posibilidad real" de que su Departamento acabe en manos de la formación morada es la "peor opción" en estos momentos. 

Tal y como avanzó La Información, Sánchez ha accedido a dar poderes a Podemos en materia laboral en el eventual gobierno de coalición. Si bien, con reservas. El Ministerio de Trabajo es atractivo para ambos socios, por lo que se están planteando dividirlo, de manera que el área de empleo sea gestionada por la formación morada y los socialistas conserven la Seguridad Social, es decir, el pago de las pensiones: más de 150.000 millones de euros o el 40% de los Presupuestos Generales del Estado. Fuentes conocedoras de las negociaciones insisten en que nada está cerrado, pero confirman que esta opción está sobre la mesa.

La noticia ha llegado a los agentes sociales, que en privado empiezan a sacar toda la artillería para presionar en favor de sus intereses. El flanco sindical reconoce que Valerio "podría haber hecho mucho más en estos meses", pero se resiste a darla por amortizada, tal y como comentan a La Información tanto desde CCOO como desde UGT. Las dos grandes centrales coinciden en que, hasta ahora, ha sido "una buena ministra" –"excelente", llegan a decir en el entorno de Pepe Álvarez–, y señalan su estrecha vinculación con Sánchez y el PSOE y el valor que aportan "ministros alineados" en gobiernos de coalición.

La relación de ambas centrales con el actual Ministerio ha sido "fluida". Le reconocen a Valerio logros como la implantación del registro horario obligatorio en las empresas o la recuperación del subsidio por desempleo para mayores de 52 años. Aunque no olvidan que ha incumplido su gran promesa de derogar la reforma laboral del PP, consideran que se alcanzaron "puntos de acuerdo" en lo que se refiere a eliminar los aspectos "más lesivos" de la legislación de 2012. Por todo esto, la ministra en funciones tiene, a su parecer, "deberes pendientes".

Con todo, los sindicatos se preparan para cualquier escenario y no dan por descartada ninguna opción. Primero tiene que cerrarse el pacto entre Sánchez e Iglesias y después tienen que lograr los apoyos a la investidura del líder socialista, algo que en estos momentos depende de los independentistas catalanes o de movimientos poco factibles de Ciudadanos o el Partido Popular. "Veamos si hay Gobierno y en qué términos de acuerdo", comenta un destacado líder sindical. "La relación con el actual Ministerio ha sido fluida y confiamos en que lo sea con el nuevo, sea con los mismos protagonistas o con algún cambio", zanja.

"Un drama de primera magnitud"

Mientras, los empresarios van más allá y aseguran que la salida no solo  de la actual ministra en funciones, sino también de la secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas, con quien han mantenido una estrecha relación, sería "un drama de primera magnitud para la CEOE". La patronal ya ha dejado clara su opción favorita de Gobierno y en ella no está Unidas Podemos, y menos si entran en el Ministerio de Trabajo, del que dependerá la futura contrarreforma laboral.

En su posicionamiento oficial de la semana pasada, CEOE y Cepyme pidieron a Sánchez "explorar opciones de Gobierno que garanticen la estabilidad política y la moderación". Fuentes de la patronal explican que la presión de Antonio Garamendi sobre el presidente del Gobierno en funciones se centra en que Podemos no se haga con Trabajo. Recuerdan las buenas relaciones entre el presidente de la CEOE y el actual equipo del Ministerio, con el que "incluso se puede llegar a alcanzar un punto medio en la reforma laboral en lo que se refiere a la subcontratación o la ultraactividad de los convenios". "Podemos pondría en un brete la contrarreforma con sus posturas más radicales", zanjan. 

Los autónomos se posicionan

También los autónomos salen en defensa de Valerio. El presidente de ATA, Lorenzo Amor, apuesta por su continuidad al frente del Ministerio porque ha sido capaz de mantener "un diálogo constante y fluido con patronal, sindicatos y organizaciones de autónomos" y su política ha permitido alcanzar "grandes acuerdos y consensos" en base a una negociación que "ha sido muy fructífera". 

Por su parte, UPTA ha pedido a Sánchez no cometa el "gran error" de modificar el actual equipo del Ministerio de Trabajo en caso de que salga adelante su investidura. Su presidente, Eduardo Abad, cree que "los autónomos necesitamos un Gobierno con interlocutores que conozcan las necesidades del colectivo, que contribuyan a reducir las desigualdades y a resolver los grandes problemas". "El equipo del Ministerio, con Magdalena Valerio al frente, debe continuar con los trabajos ya iniciados, no entenderíamos que fuera de otra manera", señaló ayer mismo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING