Miércoles, 24.04.2019 - 08:48 h
Nuevas tarifas

Vodafone dibuja su futuro sin el fútbol: datos ilimitados y televisión 'opcional'

La tercera operadora en España lanza una apuesta arriesgada: quita límites de gigas en el móvil sin que ninguno de sus competidores haya movido ficha.

Antonio Coimbra, CEO de Vodafone España
Antonio Coimbra, CEO de Vodafone España. / Vodafone

¿Se puede vivir sin fútbol siendo uno de los grandes operadores de telecomunicaciones en España? Esa ha sido la gran pregunta que ha estado sobrevolando el sector durante los últimos años en los que la inflación de los precios de los derechos se ha mantenido casi intacta. La primera que dio el paso para tratar de comprobarlo fue Vodafone. Ahora, la compañía, varios trimestres después de decir 'no' a adquirir La Liga y la Champions a Telefónica, completa su viraje con unas nuevas tarifas que suponen otro desafío más: ¿Se puede vivir con tarifas ilimitadas de datos -más caras- sin que el resto de competidores hayan movido ficha, hasta ahora?

Primero fue decir no al fútbol. Lo formalizó en julio del año pasado. Argumentó que el coste era demasiado excesivo y no estaba dispuesto a pagarlo. Tras unos meses de durísima guerra de descuentos, en los que sus competidores trataron de robarle el máximo número de clientes que sí quería el 'deporte rey', llegaron los ajustes más duros. Primero en la plantilla, con un ERE que afectará a un millar de empleados. Y luego en la valoración: 2.500 millones de deterioro. Ahora llega su nuevo reposicionamiento comercial, en busca de la supervivencia.

Tarifas ilimitadas, nuevo desafío

En ese movimiento, Vodafone da otro giro de tuerca: nuevas tarifas con datos móviles. Se convierte en el primer operador de telecomunicaciones que basa buena parte de su propuesta comercial en la eliminación de esos límites. Hasta ahora, el máximo que se estaba ofreciendo por parte de las 'telecos' en España eran 20 Gb, a los que se podían sumar otros bonos más previo pago de su importe 'extra'. La operadora decide eliminar ese techo, a costa de elevar la factura. Mantiene dos tarifas pequeñas y poco competitivas de entrada, pero con el fin último de que sean poco atractivas para que el común de los clientes acabe contratando esta nueva modalidad.

El paquete de fibra y móvil más caro, con las mayores prestaciones de 600 Mb de fibra, cuesta 100 euros al mes, sin tener televisión contratada. Hoy, la tarifa One 600 Mb -máximas prestaciones, aunque con datos en el móvil limitados a 16 Gb- cuesta 70 euros al mes sin el descuento del 50% durante los primeros seis con el que lo está comercializando. Se trata de un incremento del 30% del precio final. Así sucede en casi todos los casos, tanto de paquetes convergentes como de tarifas de 'sólo móvil'. Su justificación: las prestaciones de más Gb en el móvil (y de más velocidad) son mayores y hay que pagarlas.

Esta decisión implica otro desafío: ¿cómo gradúas el precio cuando eliminas para todos el techo de datos? Hasta ahora se incrementaba el precio a base de sumar gigas de datos. Vodafone a partir de abril lo comercializará en base a la velocidad en el móvil, algo que hasta ahora no había sido argumento de venta y que podría complicar su distribución entre clientes sin conocimientos técnicos profundos. La tarifa más sencilla tiene una velocidad de 2 Mb, la intermedia, 10 Mb, y la principal, 'sin límite' (lo que dé toda la infraestructura móvil de Vodafone).

El riesgo de quedarte solo, al menos ahora

El mercado española ha tenido una sola experiencia significativa en el ofrecimiento de tarifas ilimitadas. La llevó a cabo Yoigo, con la que llamó 'La Infinita' y que se lanzó en el primer trimestre del año pasado. La incluyó en paquetes convergentes y cobró 100 euros por ella. Sigue estando activa, pero la compañía no ha dado apenas datos sobre su rendimiento. En su momento, lo dejaron muy claro ante los analistas: "No va a suponer un 50% de nuestras altas". Y de hecho su consejero delegado, Meinrad Spenger, dio un dato demoledor: el consumo de datos de los que la contrataron fue inferior a La Sinfin, que ofrecía 25Gb por cada una de las líneas

Los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) respaldan también esa falta de demanda, al menos, en el corto plazo. El consumo medio de datos por cada una de las más de 43 millones de líneas móviles en España no supera los 5Gb al mes. Por tanto, al menos hoy, no existiría un consumo masivo que supere las barreras que hoy por hoy ofrecen todos los operadores, incluido Vodafone. Ellos aducen que se tratan de adelantar a un cambio de mercado, con el que se exigirán más datos.

Al margen de la demanda, la realidad es que la operadora británica mete presión al resto de operadores. Pero lo hace de una forma muy arriesgada, siendo el tercer operador por tamaño de ventas y de ingresos en España. Y fiando prácticamente todo su portfolio a esta nueva modalidad. ¿Y qué sucede si finalmente el resto de operadores no se sube a este carro? Sería más difícil para los británicos justificar el incremento de precio por esos 'gigas' ilimitados. Orange ya lo dejó claro cuando Yoigo movió ficha. Su consejero delegado, Laurent Paillassot, advirtió: "No sería bueno para ningún operador un cambio radical de ofertas ilimitadas en el mercado español. Hay que invertir; no lo vemos como una amenaza para el mercado y esperamos que todos los operadores lo entiendan de la misma manera".

Pero más allá de la competencia con el resto de operadores, Vodafone incluso reconoce que el uso extremo de estas tarifas podrían acarrear una inversión importante y un recorte significativo de los márgenes a corto plazo. Justo en un momento en el que pretende restablecer unas maltrechas cuentas, que le han llevado incluso a despedir a una quinta parte de su plantilla en España. 

Televisión... opcional

La otra pata de este reposicionamiento comercial sin el fútbol es la televisión. Pero realmente se ha convertido en un apéndice. Pese a su fuerte apuesta por los contenidos, Vodafone no la incluye de manera 'obligada' en sus paquetes premium. Elimina las dos alternativas (TV Esencial y TV Total) que tenía hasta ahora y establece cinco paquetes temáticos en los que reparte -salvo algunas novedades- buena parte de los canales que ya había anteriormente.

Su lema: elige lo que quieres consumir. Y es por eso que lo hace de manera temática. Pero si se suman todos los paquetes juntos -que salvo algunas inclusiones nuevas, como el canal Baby TV, representan la misma oferta televisiva que la TV Total- alcanzan un precio de 41 euros. La 'TV Total' hoy representa un sobrecoste de 18 a 24 euros dependiendo del paquete. Es decir, sumando por ejemplo el plan más completo de Series (16 euros) y el de Cine (12 euros) se superaría con creces el precio de la anterior.

Con todo, Vodafone busca así tratar de reposicionarse tras una durísima guerra del fútbol. La operadora quiere volver a sus orígenes y potenciar su red móvil a las puertas del despliegue 5G. Su apuesta es arriesgada. Queda por ver cuáles son los resultados.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios