Lunes, 27.01.2020 - 20:13 h
A mediados de noviembre

El BBVA se prepara para su cita clave por Villarejo tras apuntar Béjar a la cúpula

Se trata de la tercera citación después de que suspendiera la de octubre a tenor de las confesiones del exdirectivo que colabora con la Justicia. 

Sede BBVA banco
El magistrado imputó a la entidad a finales de julio y le denegó su personación. / EP. 

Tras los intentos fallidos de septiembre y octubre, todo apunta que será a partir de mediados de noviembre cuando el BBVA dé explicaciones finalmente en la Audiencia Nacional por los pagos que efectuaron al entramado empresarial del comisario jubilado José Manuel Villarejo. Fuentes de la investigación consultadas por este diario explican que, tras suspenderse la citación del pasado día 11 de octubre, el magistrado al frente del caso Tándem, Manuel García Castellón, señalará el interrogatorio al representante legal de la entidad a partir de la segunda quincena de noviembre. 

El instructor imputó al banco a finales del mes de julio a petición de la Fiscalía Anticorrupción por los delitos de cohecho, descubrimiento, revelación de secretos y corrupción entre particulares. La investigación de esta pieza novena de la macrocausa de espionaje acabó provocando la citación como investigado del banco por contratos con Villarejo que se remontan al año 2004. Por los mismos la entidad habría desembolsado cerca de 10 millones de euros a las empresas del agente jubilado, el cual acometió la bautizada como operación 'Trampa' a través de la cual se espió a importantes empresarios y políticos para evitar el intento de asalto al banco de Sacyr. 

Tras una primera suspensión en septiembre, el magistrado señaló nueva fecha en octubre. Sin embargo canceló la misma tras escuchar dos días antes al exdirectivo de operaciones del banco, Antonio Béjar. El que fuera presidente de Distrito Castellana Norte fue uno de los ocho exaltos cargos de la entidad imputados en la causa porque desde sus departamentos salieron los pagos a Cenyt. Sin embargo, a diferencia del resto de directivos (entre los que se encuentra el exconsejero delegado Angel Cano o el exresponsable de seguridad Julio Corrochano), Béjar sí declaró ante el magistrado y los fiscales Anticorrupción del caso. Es más, desde entonces, y pese a que la causa permanece bajo secreto de sumario, el empresario, que fue despedido de la entidad, ha mostrado su intención de colaborar con estas pesquisas. 

Béjar apunta a sus superiores

Tanto es así que en este tiempo ha prestado declaración judicial hasta en tres ocasiones aportando igualmente importante material a la causa. De este modo, en su primera declaración en la Audiencia Nacional el todavía presidente de DCN admitió los pagos al entramado empresarial del agente encubierto aunque encuadró estos encargos en actuaciones tales como identificación de clientes morosos negando en todo momento ser conocedores de las irregularidades cometidas por el comisario retirado. Tras ello, volvió al órgano judicial para declarar por la presunta documentación que habría destruido desde su despacho el pasado mes de junio y que guardaría relación directa con estas diligencias. 

Fue entonces cuando la Fiscalía Anticorrupción solicitó que quedara en libertad sujeta al pago de una fianza de 500.000 euros aunque tres días después retiró la petición de caución, la más alta de las solicitadas en esta pieza (Corrochano evitó su ingresó en prisión con el pago de 300.000 euros). Tras ello, ya a finales de septiembre, el BBVA acordó su despido del banco, tal y como adelantó este diario, y ello pese a que tras su cese al frente de la promotora de la Operación Chamartín, el banco tendría que haberle readmitido entre sus filas. 

Sin embargo, su tercer interrogatorio el 9 de octubre fue trascendental para los investigadores. Esto es así porque Béjar dio detalles concretos de los pagos que salieron de su departamento y señaló a sus superiores directos en un momento en que la entidad estaba presidida por Francisco González. En lo relativo al primer asunto, el banquero fue preguntado por las facturas abonadas al grupo Cenyt para que Villarejo actuara contra Ausbanc por la presunta extorsión que estaría llevando a cabo su presidente Luis Pineda. Esto es así porque fue desde su departamento de riesgos inmobiliarios desde donde se abonaron las facturas al entramado del policía, el cual, según la versión de Pineda, actuó en contra de la asociación de consumidores porque ganaron la guerra sobre la abusividad de las cláusulas suelo. 

Secreto de sumario

Con todo, la versión que aporte el representante legal del banco en todo este asunto es crucial para los investigadores, los cuáles ya cuentan en su haber con el 'forensic' que el banco encargó a PwC para dilucidar la relación de la entidad con las empresas de Villarejo. Lo que exponga la entidad también será relevante en aras a determinar la responsabilidad penal que pudiera tener en estos hechos Francisco González, el cual se ha desligado en todo momento de los encargos que acometió el banco durante su etapa como presidente del mismo. 

Como ya adelantó este diario, los investigadores mantienen su intención de seguir por esta senda y, tras la práctica de estas citaciones, levantar el secreto de sumario que pesa sobre esta pieza novena del caso Tándem para que los ocho directivos del BBVA imputados en la misma puedan tener acceso a las actuaciones. Tanto es así que, tras acordar esta diligencia, se planteará una nueva citación de todos ellos en tanto se acogieron a su derecho a no declarar al no saber qué acusaciones concretas pesan contra ellos. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING