Caixa protegió su inversión

BBVA afronta con un 'roto' millonario el consejo clave para el futuro de Telefónica

El segundo mayor accionista por detrás de La Caixa registra minusvalías latentes de 200 millones en 2019 tras su borrón patrimonial de 2018.

Sede de BBVA nuevo logotipo. /L.I.
Sede de BBVA con su nuevo logotipo. /L.I.

Alta tensión en Telefónica. No solo Caixabank o Criteria Caixa están en permanente alerta con la situación de la operadora en bolsa. Su rival BBVA, el otro gran bloque accionarial y del consejo de administración de la 'teleco', no quiere repetir ni por asomo el roto millonario que ha venido sufriendo en silencio durante el último año y medio por su participación en la empresa. La operadora de telecomunicaciones que preside José María Álvarez-Pallete celebra esta semana un consejo crucial para el futuro de la compañía en medio de un clima de inquietud por la cotización que facilitará la puesta en marcha de medidas especiales y drásticas, según esperan los analistas y ha confirmado la compañía.

La crisis de la acción en bolsa ha alineado al banco BBVA con ‘La Caixa’ y la actual dirección de Telefónica para poner en marcha un plan de acción que ayude a revertir la situación. Cuatro consejeros designados por los dos grupos financieros (José María Abril e Ignacio Moreno, por BBVA; Isidro Fainé y Jordi Gual, por Criteria y Caixabank) tienen en su mano el voto de confianza que necesita Telefónica para emprender nuevas desinversiones, incorporar nuevos accionistas o plantear recompras de acciones en bolsa para apuntalar la cotización e, incluso, debatir sobre los dividendos de 2.000 millones anuales que reparte la operadora y que sangran su capitalización bursátil cada vez que se pagan.

Lo que sucede es que BBVA se ha convertido en un invitado de piedra en los últimos meses. El relevo de la cúpula del banco tras la retirada de Francisco González y el estallido del ‘caso Villarejo’ ha rebajado la influencia del banco que preside Carlos Torres en la operadora. En 2017 cargó 1.123 millones de euros contra los resultados del banco (aplicación de la norma NIIC 39) y en 2018 hizo un apunte de otros 200 millones en su patrimonio (NIIC 9) por el deterioro del valor de su 5% en Telefónica.

Al cierre de 2018, BBVA estimó su participación en Telefónica en unos 1.950 millones de euros. La reciente crisis en bolsa de la operadora ha vuelto a aflorar otra vez minusvalías latentes de hasta 400 millones (21 de agosto) que se han reducido tras la escalada de la cotización a 200 millones, según datos a cierre del viernes. De acabar así el trimestre, el banco tendrá que registrar el deterioro en aplicación de la NIIC 9 con cargo a patrimonio, esto es, contra reservas y recursos propios.

Por el contrario, Caixabank optó por proteger su 5% del capital de Telefónica con un derivado financiero que blinda su participación por debajo de los 7,33 euros, mientras que Criteria Caixa ha optado volver a comprar acciones para rebajar el coste de adquisición de su 1,2%. Parece lógico pensar que la diferencia de estrategias entre los miembros más ilustres de consejo de administración haya dado lugar a reflexiones de distinto calado en ambas entidades financieras.

Con los problemas de sus filiales en Turquía y Argentina en su máximo apogeo, el banco no está para más sustos. BBVA ha declinado realizar comentarios sobre su posicionamiento ante el próximo consejo de Telefónica, aunque minimiza el potencial impacto que pueda tener para su balance. “La participación es estable desde hace años en torno al 5%. Lo que excede ese nivel siempre es por cuenta de terceros. La valoración de la participación se revisa trimestre a trimestre y la variación, positiva o negativa, tiene un efecto muy poco relevante en patrimonio ya que no pasa por la cuenta de resultados”, explican fuentes de la entidad.

El consejo de administración de Telefónica se reúne  con una temática general sobre la mesa: estabilizar y sostener la cotización en bolsa. Pero también atraer a nuevos inversores después de la pérdida de masa accionarial que ha supuesto la pérdida de visibilidad internacional de la operadora. El próximo 23 de septiembre, la acción de Telefónica será excluida del índice Stoxx 50, uno de los más importantes del mundo que agrupa a las compañías más importantes en bolsa de la zona euro, libra y del franco suizo. El presidente de la firma, José María Álvarez Pallete, también busca con el movimiento insuflar ánimos en la plantilla, como no puede ser de otra forma afectada por la evolución de la cotización.

Algunos grandes fondos internacionales gestionados por Amundi, Legal & General, Blackrock o T-Rowe Associates registraron una reducción de su peso en Telefónica equivalente al 1% del capital. Mientras tanto, la operadora ha iniciado contactos con otro tipo de inversores institucionales con el objetivo de captar accionistas estables a largo plazo que aporten mayor estabilidad.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios