Tras el pacto UP-PSOE

La prima de riesgo perfora los 80 puntos con el bono español en máximos de julio

El resultado electoral pasó de largo por los mercados el lunes, pero el pacto de coalición de Unidas Podemos y PSOE ha encendido algunas alarmas.

Firma del acuerdo entre Sánchez e Iglesias
Firma del acuerdo entre Sánchez e Iglesias / EFE

No ha hecho falta demasiado ruido, pero los ojos del mercado están mirando a España tras la presentación del pacto de coalición de gobierno de Pablo Iglesias (Unidas Podemos - UP) y Pedro Sánchez (PSOE). No solo la bolsa española está registrando un mal comportamiento, no solo los bancos, sino también ahora los indicadores de riesgo financiero... ¿Y? Subirán los costes de financiación públicos relativos frente a la que tienen otros países de la órbita del euro o fuera de él como Bulgaria o Croacia.

El diferencial de la rentabilidad del bono español a diez años con el alemán ha escalado por encima de los 80 puntos básicos, máximos desde septiembre.  Se trata de la sexta sesión al alza del índice, que registró un leve movimiento el lunes, pero lo ha acelerado desde el martes a las 14:00 horas cuando Sánchez e Iglesias firmaron su pacto. 

Evolución prima de riesgo

El leve movimiento se produce, sin embargo, en un contexto de estrechamiento de diferenciales de otros países europeos. El interés de la deuda a diez años emitida por el Tesoro se sitúa en el 0,45%, su nivel más alto desde el pasado mes de julio. Otros bonos al mismo plazo han bajado sus rentabilidades en los dos últimos días como Francia (-0,02%), que vuelve al club de los intereses negativos, Irlanda (0,05%), Portugal (0,37%) o, fuera del euro, Bulgaria (0,27%) y Croacia (0,56%)

Los inversores no han visto con buenos ojos el próximo giro a la izquierda del Gobierno de España ante la previsión de impuestos a los bancos, incremento de la fiscalidad a las empresas o planes de expansión del gasto público. La deuda de más de un billón de euros es una de las más grandes de Europa y del mundo, de modo que también es una de las más seguidas por los inversores internacionales.

Según los últimos datos del Banco de España, los pasivos financieros del conjunto de las Administraciones Públicas (AAPP) crecieron en 2.196 millones de euros hasta agosto, situándose en 1,2 billones, de modo que se coloca en torno al 98% del PIB y se acerca al máximo histórico que marcó en el mes de junio (1,210 billones).

Francia, Alemania y EEUU, acreedores

Los bancos españoles, grandes compradores de deuda pública, están sufriendo esta semana en los mercados y sus cotizaciones han girado bruscamente a la baja. La exposición de los bancos de Alemania a la deuda española supera los 66.000 millones de euros, según los datos del BIS, si bien son los franceses los únicos que superan la barrera de los 100.000 millones. La banca de EEUU es la tercera en posición acreedora con una cifra que se sitúa en torno a los 42.000 millones.

Las entidades españolas llevan la voz cantante en este terreno y desde el martes sufren en bolsa. Las pérdidas acumuladas en términos de capitalización se sitúan ya en los 8.200 millones de euros desde el martes a las dos de la tarde, o un 6,2% del total, teniendo en cuenta a los ocho bancos cotizados: Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell, Bankinter, Liberbank y Unicaja. El desplome entre el 5% en el caso de los grandes bancos globales y ronda entre el 7% y 10% en los domésticos.

El incremento de la presión de los mercados sobre España se produce en vísperas de que la agencia internacional Moody's revise el rating soberano del país (Baa1, perspectiva estable) y después de la opinión negativa lanzada el lunes por la firma europea Scope, que advirtió sobre la "ingobernabilidad" tras el resultado electoral del 10 de noviembre. "La perspectiva crediticia de España depende ahora del liderazgo político del país para gobernar en el contexto de un parlamento fragmentado y políticamente polarizado", señaló en un informe la firma alemana.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING