Viernes, 18.01.2019 - 23:49 h
'Pintan bastos' para el mercado laboral

La EPA del verano volverá a situar el paro como el 'talón de Aquiles' de la economía

El Gobierno se prepara para encajar mañana la estadística del INE, tras un trimestre decepcionante en términos de afiliación a la Seguridad Social.

Paro, Parados Empleo, Desempleo, Trabajo, INEM, Seguridad Social, Autónomo
El paro sigue siendo la principal preocupación de los españoles. / EP

El Gobierno se prepara para encajar la Encuesta de Población Activa (EPA) que pondrá mañana negro sobre blanco la evolución del mercado laboral en el tercer trimestre del año. Y lo hace ante los peores presagios: tanto las previsiones de los analistas como los propios registros de la Seguridad Social durante este verano auguran unos resultados, cuando menos, poco halagüeños, que volverán a convertir el desempleo en el 'talón de Aquiles' de una economía que encara ya un acusado frenazo.

No ha sido un buen verano para el empleo. De hecho, en términos de afiliación a la Seguridad Social, ha sido el peor de los últimos seis años. En el conjunto del tercer trimestre se perdieron 144.278 cotizantes, el peor registro en este periodo desde el año 2012.

Con estos datos como pista de lo que pueda deparar mañana el Instituto Nacional de Estadística (INE), los analistas manejan ya los peores presagios. Desde BBVA Research constatan que el mercado de trabajo  perdió dinamismo en el tercer trimestre, pese al “positivo” dato de septiembre, ya que las cifras fueron “insuficientes” para compensar los “decepcionantes” registros de julio y agosto.

Un diagnóstico compartido por el economista e investigador de la Universidad de Essex, Javier Santacruz, quien pronostica "una mala EPA desde el punto de vista cíclico". "Habrá creación de empleo, pero será menor que en el mismo periodo de los últimos años", vaticina. No es de extrañar, habida cuenta de que el mercado laboral se encuentra en un momento de "maduración", en el que presenta ya "claros síntomas de ralentización". "El PIB ya inició la curva descendente en el primer trimestre, y el empleo es una variable procíclica con un par de trimestres de decalaje, por lo que la caída llegará ahora", explica este experto.

Del frenazo se ha percatado ya el servicio de estudios de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), que estima un incremento interanual de la afiliación del 2,9% en el tercer trimestre, dos décimas menos que en el segundo. Así lo recoge el último panorama económico de la patronal, que recopila las revisiones a la baja para el conjunto de la economía española que han ido publicando los principales organismos: el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó su proyección de avance del PIB en 2018 al 2,7%, y más pesimistas fueron el Banco de España y el propio Gobierno, con una estimación del 2,6%.

Precisamente, y aunque el supervisor bancario espera para este año un "crecimiento de la actividad intensivo" en términos de creación de empleo, ha empeorado la senda de reducción de la tasa de paro hasta el 15,3% (una décima más) este año, al 13,8% (4 décimas más) en 2019 y el 12,4% (seis décimas más) en 2020.

Incluso el Ejecutivo se ha visto obligado a moderar el optimismo y constatar el frenazo del mercado de trabajo en el cuadro macroeconómico que ha enviado a Bruselas como anexo al proyecto presupuestario. Aunque antes de ser desbancados de la Moncloa el equipo de Mariano Rajoy ya divisaba una ralentización en la creación de empleo en términos de puestos de trabajo equivalente a tiempo completo (según sus cálculos, pasaría de aumentar un 2,5% este año al 2,3% en 2019), sus sucesores empeoran ahora el pronóstico, al estimar un crecimiento del 2% el año que viene. Esto se traduce en unos 60.000 empleos menos.

Hay que recordar que la tasa de paro cerró el segundo trimestre de este año en el 15,28%, lo que sitúa a España como el país con más desempleo de la eurozona, solo por detrás de Grecia. Una posición que se viene manteniendo desde el estallido de la crisis y que se plasma en un dato abrumador: el paro sigue siendo el principal quebradero de cabeza de los españoles, según el barómetro del CIS.

Si tenemos en cuenta que la tasa de desempleo ha descendido en el tercer trimestre en los últimos cinco años, el INE trasladaría una pésima noticia mañana si constata un repunte en este ejercicio. "No se espera", adelanta  el presidente de IMF Business School, Carlos Martínez, quien, sin embargo, pone el foco en la ocupación: "Lo que está claro es que se van a crear menos puestos de trabajo", lamenta. Según sus estimaciones, esta EPA arrojará unos 160.000 ocupados más, lo que supondría una caída notable desde los más de 230.000 de igual periodo del año pasado. "Va a ser el peor dato desde 2013", sentencia.

Diferencia metodológica

La Secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Ana de la Cueva, presenta mañana en rueda de prensa los datos de la EPA del tercer trimestre, la primera que publica el INE bajo la presidencia de Juan Manuel Rodríguez Poo, que sustituyó la semana pasada en el cargo a Gregorio Izquierdo. 

Hay que considerar que la metodología que emplea el Instituto para analizar el mercado laboral es distinta a la del Gobierno. Primero, porque la EPA, como indica su nombre, es una encuesta que recoge respuestas trimestralmente y cataloga a la población en activos, ocupados y parados. Las cifras difieren de las que aporta mensualmente el Ministerio de Trabajo porque el INE incluye a la población entrevistada que, en situación de desempleo, manifiesta su intención de trabajar, y las oficinas públicas de Empleo solo a aquellos registrados. De ahí que el número de parados que arroja la EPA sea mayor, al tener en cuenta el denominado 'efecto desánimo' (desempleados que no llegan a apuntarse al paro). Y lo mismo sucede con los ocupados: la cifra que da el INE resulta más inflada que el cómputo de las altas y bajas mensuales que registra la Seguridad Social.

Ahora en Portada 

Comentarios