Hipotecas con más y menos riesgo

¿Hipoteca fija, variable o mixta? Esto es lo que debes saber para ahorrar dinero

A la hora de seleccionar la hipoteca el objetivo es elegir la opción más barata. Te decimos cuál te conviene en función de tu perfil, el importe y el plazo de la hipoteca.

La hipoteca fija es la mejor elección para quienes quieren tener controlados sus gastos.
La hipoteca fija es la mejor elección para quienes quieren tener controlados sus gastos.
La Información.

Hipoteca, ¿fija o variable? La pregunta del millón sigue tan vigente como siempre. La respuesta es igual de fácil como imposible de aplicar: siempre elegir la opción más barata. Pero como no tenemos una bola de cristal, elegir entre el riesgo de pagar más (o menos) o tener la certeza de saber cuál es nuestro coste todos los meses depende de muchos más factores, que van desde las preferencias personales a la propia naturaleza de la hipoteca. Lo explicamos.

El que no quiere riesgos

Si eres de los precavidos, que te gusta tener controlado tus gastos de la manera más exacta posible, la hipoteca fija será tu préstamo ideal. Sea cual sea la duración del préstamo conocerás todos los meses lo que vas a pagar y con ello podrás ajustar el resto de tu presupuesto y controlar mejor las posibilidades de endeudamiento.

Aunque es cierto que los cambios de las hipotecas variables a la hora de renovar tipos están siendo pequeños en los últimos años, sí tenemos antecedentes. En los inicios de la crisis financiera se produjeron subidas muy importantes que llevaron al euríbor del 2% al 5% en tan solo un par de años. Con la hipoteca fija estamos protegidos ante este riesgo.

Las hipotecas mixtas nos permiten un control de riesgo en los primeros años, pero precisamente en los que se tiene una mayor certeza de costes, añadiendo riesgo en los tramos con mayor incertidumbre. Por lo que son recomendables exclusivamente a los que por otras razones financieras, como tener otras deudas, busquen esa estabilidad en los primeros años.

Por tanto, la hipoteca fija nos da seguridad, pero en estos momentos, en la inmensa mayoría de los casos supone pagar de más. ¿Mucho más? Aquí es donde entran en juego dos variables.

Importe de la hipoteca

Aquí, la diferencia porcentual entre ambas hipotecas no cambia, pero sí el impacto. Está claro que, a mayor cantidad, el coste en intereses será mayor y de forma más que proporcional. Por ejemplo, en una hipoteca de 100.000 euros a 15 años y un tipo de interés del 2% se pagarían 16.155,80 euros de intereses. Si esta cantidad sube en tan solo 10.000 euros, los intereses suben hasta los 17.414,80 euros, 1.259 euros más y si fuera de 120.000 euros se elevan hasta los 18.997,80 euros, es decir, 2.842 euros más que la de 100.000.

Por todo ello, el que elija una hipoteca fija, si es de pequeña cuantía tendrá en estos momentos una diferencia en su contra menor que aquellos que tengan una hipoteca de una cuantía mayor.

Esto nos relaciona con otro punto importante. ¿Dónde las hipotecas son menores? Por regla general en grandes ciudades como Madrid y Barcelona las hipotecas son más importantes, por lo que allí pagar una hipoteca fija en estos momentos resulta más caro. Ocurre lo contrario en las pequeñas ciudades y zonas rurales, done la hipoteca media es inferior y, por tanto, el sobrecoste actual menor. 

Plazo de la hipoteca

La otra variable es el plazo y con ello también entra en juego la edad del hipotecado. También influyen las expectativas de tipo de interés, cuanto más largo sea el plazo lo son también las posibilidades de variación de tipos de interés, al alza o a la baja.

El plazo muchas veces viene determinado por el importe. De nuevo, en grandes ciudades y otras áreas en las que el precio de la vivienda sea elevado se tiende a la hipoteca de plazos muy largos, para así conseguir cuotas más bajas y accesibles. Por ello, la combinación de plazos largos e importes elevados dan como resultado las hipotecas más caras y en las que buscar el ahorro es más importante. En este sentido ganaría “puntos” contratar hipotecas variables por ese ahorro, que es más importante justamente en los primeros años de la hipoteca, cuando se suelen asumir más gastos.

Pero ¿hasta cuándo será así? Muchos servicios de estudios de entidades financieras e, incluso, responsables de ellas han indicado que esperan que los tipos de interés negativos sigan durante una década o más. Esto significa que en una hipoteca con Euríbor + 0,99%, que es el tipo que más se comercializa, pagará menos que una hipoteca fija al 1%, que ya de por si es un tipo fijo muy reducido.

Este es el gran debate ¿es el ahorro actual suficiente en un producto de 25 o 30 años de plazo? Nadie puede decirlo, pero hacer ciertas prácticas, como guardar ese dinero para un posible momento de subida o destinarlo a amortizar parcialmente la hipoteca, ayudará a disminuir riesgos.

Mostrar comentarios