Jubilación anticipada

¿Por qué pierden gran parte de pensión jubilados con más de 40 años cotizados?

El Pacto de Toledo analizará la posibilidad de eliminar los coeficientes reductores para los pensionistas con largas carreras laborales, como los que han cotizado al Seguridad Social 40 o más años.

Muchos jubilados con 40 años o más cotizados no reciben la pensión íntegra.
Muchos jubilados con 40 años o más cotizados no reciben la pensión íntegra.
Canva.

La jubilación anticipada es una opción para aquellos trabajadores que desean retirarse antes de tiempo, hasta dos o cuatro años antes de la edad legal según si se trata de una jubilación voluntaria o forzosa, siempre que se acredite un mínimo de 30 años cotizados. Sin embargo, al acceder a esta jubilación no se obtendrán el 100% de la jubilación, sino que se aplican los denominados coeficientes reductores. Una situación que varias asociaciones de jubilados consideran injusta especialmente para los trabajadores que acreditan largas carreras profesionales, 40 años o más cotizados. 

La asociación ASJUBI40 y el sindicato UGT han logrado llevar esta reivindicación al Pacto de Toledo, donde se estudiará la posibilidad de eliminar las penalizaciones a los jubilados con más de 40 años trabajados. "Estas personas han visto recortada su pensión hasta en un 40%, por el hecho de haberse jubilado anticipadamente", afirman desde la asociación. 

La pérdida de hasta el 40% de la pensión en este colectivo viene de la aplicación de los coeficientes reductores, sumado a los vacíos de cotización durante sus años previos a la jubilación. Los trabajadores de más edad fueron uno de los colectivos más afectados durante la última crisis, lo que redujo considerablemente su media en las bases de cotización con la que se calculan las pensiones. 

En ese sentido, la Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera, señala que "el problema empieza en la crisis anterior, a partir de 2008 quiebra el mercado laboral y se permiten todos los ERE gracias a la reforma laboral del gobierno de Rajoy". A partir de ahí, añade, "se despidieron casi cinco millones de personas de los que la mayoría eran mayores de 55 años".  Estos trabajadores contaban únicamente con subsidio para mayores de 55 años, que desde 2012 hasta 2019 incluyó un requisito de renta que hasta ahora no existía. 

El perjuicio a este colectivo, está, por tanto, en ese periodo en el que subsidio estaba limitado y además, como señala Barrera, la norma obligaba a la jubilación forzosa a los desempleados de 61 años. Según cálculos del sindicato casi medio millón de personas se vieron afectadas por esta situación, a los que habría que sumar las personas que no se han jubilado todavía pero que durante ese periodo no pudieron acceder al subsidio que se repuso el año pasado. 

Los trabajadores desempleados que optan por la jubilación anticipada lo hacen a través de la jubilación anticipada derivada del cese no voluntario en el trabajo, en la actualidad una modalidad voluntaria. Las penalizaciones oscilan entre el 1,5% y 1,875% por cada trimestre que se anticipe y según los años cotizados. En concreto los coeficientes a aplicar son los siguientes:

  • Coeficiente del 1,875% por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a 38 años y 6 meses e inferior a 41 años y 6 meses.
  • Coeficiente del 1,750% por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a 41 años y 6 meses e inferior a 44 años y 6 meses.
  • Coeficiente del 1,625% por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a 44 años y 6 meses.
  • Coeficiente del 1,5% por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a 44 años y 6 meses.

Así, por ejemplo, si un trabajador acredita más de 44 años y 6 meses y se jubila cuatro años antes, a los 61 años, se aplicará el coeficiente reductor por 16 trimestres, en total un 24% de reducción que se aplicará durante toda la jubilación. 

No obstante, la mayoría de trabajadores que optan por esta jubilación vienen de periodos complicados sin trabajo que implican vacíos de cotización en los años previos a la jubilación. Esto repercute en el cálculo de la pensión porque se tienen en cuenta la base de cotización de los últimos 23 años trabajados. Pese a este impacto, la norma está en cambio, con el objetivo de que en 2022 el cálculo incluya los últimos 25 años, de manera que el impacto sea menor. 

El objetivo es eliminar los coeficientes reductores para los trabajadores que se jubilan anticipadamente con más de 40 años cotizados a la Seguridad Social. "Modificar el principio de contributividad añadiendo el que por encima de 40 años cotizados no se pueda aplicar recortes en las pensiones", explica la secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT.

"Una situación intrínsecamente injusta"

La presidenta del Pacto de Toledo, Magdalena Valerio, se comprometió a trasladar a los partidos políticos este asunto tras una reunión este jueves en la que se estudió la posibilidad de incluir este análisis en alguna de las 20 recomendaciones que ha revisado el Pacto de Toledo y que podrían estar cerradas este año, como urge el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. Una vez se incluya esta recomendación, desde la mesa del Diálogo Social se podría desarrollar una ley. 

El propio ministro Escrivá reconoció hace poco esta situación como "intrínsecamente injusta". Esta reivindicación también cuenta con apoyos autonómicos, ASJUBI40 ha logrado impulsar desde 2005 varias proposiciones no de Ley en once parlamentos autonómicos, que han instado a los gobiernos regionales a suspender estos coeficientes.

Mostrar comentarios