Jueves, 18.07.2019 - 22:14 h
Subvención al coste de la energía eléctrica 

La delgada 'línea Alcoa': 43 millones en dos ministerios para apoyar a la industria

El Presupuesto reparte entre los ministerios de Industria y de Transición Ecológica una partida escasa para compensar el coste del CO2.

La industria reclama la figura del consumidor electrointensivo para abaratar costes.
La industria reclama la figura del consumidor electrointensivo para abaratar costes. / EFE

El Ministerio de Industria ha abierto el periodo de consulta para aprobar la figura del consumidor electrointensivo, una fórmula copiada de países como Alemania o Francia para rebajar la factura eléctrica de las grandes empresas. Es un tardío guiño a Alcoa. Hay voluntad, pero no hay dinero. El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019 sólo contempla una partida de 43 millones -11 de Industria y 32 de Transición Ecológica- para compensar la gran industria por "costes indirectos" del CO2, es decir, por lo que las eléctricas pagan por contaminar y que repercuten en el recibo eléctrico

Los costes indirectos por el CO2 no son el único apoyo que reciben los grandes consumidores. También cobran por aceptar desconectarse de la red en caso necesario -interrumpibilidad-, aunque esa partida, que llegó a superar los 500 millones anuales, se ha reducido hasta en un 40%.

Lo exiguo- y repartido- de la partida presupuestaria ha desatado un alud de presiones sobre los Gobiernos de las autonomías donde operan las grandes empresas y sobre los ministerios implicados. Los 43 millones que han hecho poner el grito en el cielo a las empresas -y a algunos Ejecutivos autonómicos- contrastan con las previsiones de ingresos por subastas de CO2 recogidas también en los presupuestos generales del Estado.

Subastas de derechos

La Secretaría de Estado de Energía prevé recaudar este año 1.100 millones de euros por subastas de derechos de emisión de CO2. En 2018 se presupuestaron 416 millones. El subidón de ingresos se debe a que el precio de la tonelada de CO2 ha pasado de siete euros a 23,6 euros. Ahí apuntan las empresas. Hay mucho más dinero, pero no para compensar más las subidas en su recibo. Porque los 1.100 millones del CO2 ya tienen destino.

El secretario de Estado de Energía, José Domínguez, explicó en el Congreso que de los 1.100 millones de ingresos por subastas del CO2, 1.000 millones irán a sufragar el sistema eléctrico y 100 millones serán para actuaciones de transición energética. En el proyecto de presupuestos hay una disposición adicional con otros 80 millones para la industria que se arrastran de años atrás. Pero no bastan para calmar las reclamaciones de los grandes consumidores electrointensivos.

La Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía Eléctrica (AEGE) defiende que la figura que tramita Industria debe contemplar esquemas de reducciones o compensaciones de costes en prácticamente todos los conceptos que forman el precio final del suministro eléctrico. En suma, reducir los peajes que pagan por transporte y distribución, los costes de financiación del desarrollo de las energías renovables -incluidos también en los peajes-, los impuestos (eléctrico y municipal), la interrumpibilidad y la compensación de costes indirectos del CO2.

Coordinación ministerial

El proceso requiere coordinación entre los ministerios. Y voluntad, afirman, para que no suceda lo mismo que en el ejercicio de 2018. Ese año, el anterior Gobierno del PP incluyó en los presupuestos unas ayudas de 150 millones de euros para compensar a las compañías por los "costes adicionales derivados de la financiación del apoyo a la energía eléctrica procedente de fuentes renovables". Pero no se pagaron en su totalidad y de ahí la disposición adicional en los presupuestos de 2019.

Empresas como Arcelor, Celsa, la propia Alcoa, Asturiana de Zinc, Ferroatlántica, Solvay, Atlantic Copper, Air Liquide, Ercros, etc, están atentas al resultado de las gestiones políticas que pueden traducirse en enmiendas a los presupuestos y en más dinero para rebajar su factura energética.

El debate sobre las ayudas a la industria, cuando está abierto todo el proceso de cierre de la multinacional Alcoa en Asturias y en Galicia, corre en paralelo con el alza de los precios. En enero, el precio medio del mercado eléctrico diario se situó en 62 euros/MWh, un 24% por encima del precio medio de enero de 2018. Y 2020 no pinta bien para la industria. La cotización del MW de electricidad en el mercado de futuros español para 2020, a 30 de enero, ha sido de 55,7 euros/MWh, un  12,4% por encima de la cotización del mercado alemán (49,55 euros/MWh).

Según el barómetro de precios que elabora la asociación de empresas AEGE, si se considera la evolución del mercado diario hasta la fecha y las cotizaciones de los precios futuros hasta fin de año, el precio medio del mercado eléctrico español es de 59,5 euros/MWh, un  3,8% más que en 2018. Si se confirmara la previsión, 2019 sería el segundo año con el precio medio del mercado eléctrico más caro desde 1998. Ácido para la cuenta de resultados.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios