Jueves, 09.04.2020 - 13:10 h
Pide que se le llame ya a declarar

El exjefe de seguridad de Iberdrola traza la línea con BBVA: "No soy Corrochano"

Antonio Asenjo advierte de falsos paralelismos con el BBVA, otro de los clientes de Villarejo, y solicita que se suspenda la declaración de Del Olmo.

García Castellón frena en el 'caso Iberdrola' y revisa las últimas facturas de Villarejo
El juez citó a Del Olmo en calidad de testigo para este martes. 

El exdirector de Seguridad de Iberdrola Antonio Asenjo ha remitido un escrito al magistrado al frente del caso Tándem, Manuel García Castellón, en el que solicita que no se compare a la eléctrica con el BBVA (también cliente del comisario jubilado José Manuel Villarejo) ni a su persona con Julio Corrochano, su homólogo en la entidad bancaria, a la par que ha instado al instructor que investiga todos los encargos de espionaje del policía a que suspenda la declaración en calidad de testigo de este mismo martes del exdirector de Administración de Iberdrola José Antonio del Olmo. 

En un escrito remitido al Juzgado Central de Instrucción número 6 y al que ha tenido acceso La Información, la defensa de Asenjo expone que Del Olmo -a quien denunció la propia Iberdrola ante la Fiscalía acusándole de elaborar un informe falso sobre los encargos de Villarejo- "se enfrentaba a un escenario cuanto menos incierto" en el marco de esta pieza decimoséptima del caso Tándem. Asenjo, a quien el magistrado imputó en esta pieza por delito de cohecho, está pendiente de ser llamado a declarar por el magistrado instructor toda vez que él se ofreció voluntariamente para explicar en sede judicial los pormenores de las contrataciones con el entramado empresarial de Villarejo.

Sin embargo, los investigadores tomaron la delantera con Del Olmo y le citaron en calidad de testigo para este mismo martes 21 de enero, tal y como adelantó El Confidencial. El policía considera al respecto que él debería comparecer antes que el propio exdirectivo y pide que la investigación tanto de la Fiscalía Anticorrupción como del magistrado no se centre en la veracidad del informe que recogería facturas falsas a Villarejo (y que la eléctrica de Galán niega categóricamente) sino en averiguar si se cometió delito con los encargos de espionaje a Villarejo durante los 13 años de relación laboral. 

"El conocimiento directo lo tiene Asenjo"

"La Jurisprudencia lo que dice es que es rechazable que el testimonio de referencia se convierta en una fórmula para sustraer a la imprescindible contradicción la prueba testifical. Más claro, imposible, por lo que rogamos se deje el juego sucio de lado, y se cumpla con la ley", reza el escrito remitido al magistrado García Castellón en el que se hace especial hincapié en que "el conocimiento directo" de los contratos firmados con Cenyt lo tiene Asenjo y no Del Olmo. El magistrado abrió esta pieza del caso Tándem tras descubrir entre el material incautado a Villarejo y su socio Rafael Redondo audios y material que le relacionan directamente con la eléctrica vasca. Hasta la fecha, Asenjo es el único investigado en esta pata de la macrocausa que se mantiene bajo secreto de sumario. 

Al respecto, el policía apunta que el hecho de no poder acceder al contenido de la pieza hace que se le relegue a un "ostracismo" que perjudica su defensa y recuerda que lleva más de dos meses y medio pidiendo conocer las pesquisas para saber de qué se le acusa. Por ello insiste en que desde el primer momento mostró su disposición a hablar en la causa toda vez se recuperara de una operación de corazón a la que se acababa de someter, tal y como adelantó este diario. "Que luego de dos meses y medio sigue varado un anonadado Antonio Asenjo a las puertas del Juzgado, mientras le cuesta digerir el nulo interés que el testimonio de los implicados en los hechos investigados muestra el Juzgado. El mismo que, hace apenas tres meses, calificó estos hechos como revestidos de extraordinaria gravedad perpetrados por un sujeto que lleva 30 años haciendo maldades", reza su defensa. 

"Penitencias por pecados ajenos"

Asenjo insiste en que el resultado de esta parte concreta de la investigación consiste en imponer "penitencias por pecados que les son ajenos" y dice que no ha cometido los delitos que le atribuye la Fiscalía Anticorrupción. De hecho, mantiene que se le atribuye la responsabilidad de otros por unos hechos que le son "absolutamente desconocidos". Se refiere el que fuera mano derecha de Sánchez Galán a todos los encargos efectuados a Cenyt desde el año 2004 por los que llegaron a abonar 1,1 millones de euros. Entre ellos destacan la vigilancia a un movimiento vecinal contrario a la construcción de la central de Arcos de la Frontera (Cádiz) que la eléctrica vasca había comprado a la compañía nortemaricana Enron o la investigación patrimonial a la compañía Eolica Dobrogea y su principal accionista Christoph Kapp.

De acuerdo con la tesis de la Fiscalía Anticorrupción, se trata de trabajos todos ellos que el agente encubierto (en prisión por presunta organización criminal) llevó a cabo con su negocio privado pero apoyándose para ello en los recursos de la Policía Nacional. No obstante, a esta causa se le suma además la denuncia que interpuso Iberdrola contra Del Olmo por por delitos de falsedad documental, injurias y calumnias en relación a un informe del cual este directivo es autor y en el que se pondría de manifiesto ciertas "actividades anómalas" realizadas desde dentro de la compañía para encubrir los pagos al Grupo Cenyt. La eléctrica, por su parte, niega de manera rotunda la veracidad del mismo. 

Para Asenjo, la testifical de Del Olmo debería suspenderse puesto que tendría que prestar declaración en calidad de imputado. Razona que se le está dando una "apariencia de regularidad" por parte de los investigadores porque lo que buscan, según expone, es tener conocimiento de la existencia de una "cadena de mando" dentro de Iberdrola que llegaría a la cúpula de la eléctrica. "El señor Del Olmo se encuentra materializando una vendetta personal que desde hace tiempo arrastra contra Iberdrola y contra Asenjo", culmina su defensa la cual pide que se eviten paralelismos de esta causa con la relativa al BBVA que se investiga en la pieza novena de la causa. 

"Si finalmente el Juzgado se digna a escuchar lo que el Sr. Asenjo tiene que decir al respecto, comprobará fácilmente que la camisa del Sr. Corrochano no le puede jamás entrar (...). Repetimos, ni el señor Asenjo es el señor Corrochano, ni Iberdrola es el BBVA. Nos vemos en la necesidad de añadir ahora que José Antonio del Olmo no puede llegar a ser Antonio Béjar", insiste el escrito en referencia al exdirectivo de riesgos de la entidad que se ha desmarcado de la línea de estrategia del banco y está colaborando con las pesquisas. Con todo, la causa sobre el BBVA lleva más recorrido de investigación y en la misma figuran investigadas una quincena de personas, entre ellos su expresidente Francisco González y el propio banco como persona jurídica. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING