Martes, 07.04.2020 - 20:10 h
Lo vinculan con el BBVA

Pineda y Bernad fían su futuro a Villarejo: piden que aclare si fue el germen del caso 

Los acusados de Ausbanc quieren la testifical de Villarejo y más pruebas de investigación tras desvelar que oculta la denuncia inicial de la Udef. 

Ausbanc
Pineda y Bernad fían su futuro a Villarejo: piden que aclare si fue el germen del caso. / EP .

El primer día de juicio por el caso Ausbanc no ha tratado ni uno solo de los supuestos de extorsión que habrían llevado a cabo Luis Pineda y Miguel Bernad desde la propia Ausbanc y Manos Limpias, respectivamente. Muy al contrario, la vista contra un total de 11 personas por organización criminal cuenta desde hoy con un nuevo protagonista: el comisario José Manuel Villarejo. Los abogados de todos los acusados aludieron de manera unánime al papel que pudo tener el agente en el inicio de esta investigación, que se atribuye a una denuncia anónima de la Udef. Tanto es así que se ha pedido su declaración como testigo para que aclare si dicha denuncia se oculta en el ordenador que los agentes le incautaron tras su detención en octubre de 2017. 

Los prestigiosos letrados que defienden a los acusados fueron pidiendo, uno a uno, el cese de este caso que se remonta al año 2015. "No hablamos de nulidad de actuaciones. Hablamos de hechos delictivos", dijo Alfonso Trallero, mientras que el abogado José Antonio Choclán deslizó que averiguar quien está detrás de esto "es una cuestión fundemental" porque no se trata de una denuncia anónima sino de una denuncia que "se hace pasar por anónima". Es por ello que las defensas en bloque insistieron en desligarse de las duras acusaciones que vierte sobre ellos el Ministerio Fiscal y echaron la vista atrás hasta situarse en el arranque de las pesquisas. Fue en este contexto donde los letrados sacaron a relucir un nuevo protagonista del caso: Francisco Javier Cordero Aparicio.

Si la defensa de Luis Pineda (que afronta 119 años de prisión) se refirió continuamente al presunto plan urdido entre Francisco González y Villarejo para actuar contra líder de Ausbanc, otros abogados se centraron en el papel que jugó el empresario Cordero Aparicio en este asunto. Tal es así que José María Bueno, letrado de Miguel Bernad, puso sobre el tablero a Cordero Aparicio asegurando que esta persona sabía que Villarejo ocultaba en su ordenador la denuncia inicial de la Policía. Por ese motivo pidió que, pese a que ya ha arrancado el juicio, se acuerden más diligencias de investigación que tengan como foco central escuchar en sede judicial a Villarejo y a los funcionarios de la Policía que no tomaron la filiación de la persona que presentó esta denuncia. La declaración de Aparicio, por contra, ya está acordada por el tribunal.

Pendientes del caso 'Tándem'

Por todo ello, los abogados consideran que el caso Ausbanc ahora guarda relación intrínseca con el macroprocedimiento 'Tándem' y, en concreto, con la pieza relativa a los trabajos del BBVA. Es por eso que solicitaron que se espere a que se levante el secreto de sumario de esta parte concreta de la causa para averiguar si, efectivamente, el ordenador incautado en poder de la Audiencia Nacional contiene pruebas clave sobre el germen de este caso de extorsión. Al respecto, hicieron alusión a los hechos incluso previos a la denuncia. En concreto apuntaron que Villarejo ya investigaba a Ausbanc desde el año 2012 y prueba de ello serían los pagos que el BBVA efectuó sobre este asunto a Stuart & McKenzie, sociedad vinculada a Villarejo.

Pero antes de que las defensas enumeraran la batería de motivos por los que, acorde a su criterio, este procedimiento debería anularse, tomaron la palabra las acusaciones, con el Ministerio Fiscal a la cabeza. De este modo, el representante de la Fiscalía, José Perals, fue el primero en pronunciarse solicitando que se incorpore al sumario seis páginas de un informe de la UDEF clave en el procedimiento que dirigió el magistrado Santiago Pedraz. Y no solo eso sino que pidió la testifical de varios agentes relacionados de pleno con estas pesquisas descartando en todo momento que el procedimiento esté viciado de origen por la presunta intromisión de Villarejo. "No nos entra la risa porque este tema es serio", dijo Perals sobre el asunto para rematar que, aún considerando que la denuncia fuera delictiva, la causa seguiría teniendo validez. 

BBVA, en el epicentro del caso

La vista oral, que se celebra en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares, contó también con otro claro protagonista: el BBVA. Los acusados recordaron el giro que dio el caso Ausbanc el pasado verano cuando la entidad que preside Carlos Torres decidió desligarse por sorpresa de una causa que ellos mismos han pilotado en aras, según sostiene Pineda, a desvincularse de la gestión de Francisco González. En estas primeras nueve horas de juicio el nombre del banco salió a relucir en casi todas las intervenciones de las defensas que insistieron que no se extorsionó al banco sino que éste está en el origen de la bautizada como operación 'Néstor' para neutralizar a Pineda por su enemistad manifiesta.

"No hubo pinchazos ilegales"

Otra de las cuestiones que deben resolver los magistrados antes de que se retome el juicio el próximo 5 de febrero es la batería de testificales que se han solicitado en la sesión. De hecho, y aunque la Sala ya tumbó estas peticiones hace unos meses, los abogados volvieron a insistir en que se escuche en sede judicial a los protagonistas de esta presunta red de extorsión contra empresas y entidades bancarias a los que se les amenazó con difundir publicidad negativa en sus medios si no accedían a sus reclamos. Es por ello que si se accede a su petición se escucharía la versión de Ana Botín, el periodista Juan Luis Cebrián (Grupo Prisa); Ángel Cano (exCeo del BBVA); Julio Corrochano (exjefe de seguridad del BBVA); Ignacio Goirigolzarri (presidente de Bankia) o el empresario Carlos Espinosa de los Monteros (exalto comisionado para la Marca España), entre otros.

Otro de los asuntos troncales que más salió a relucir en el juicio fue el de los presuntos 'pinchazos' ilegales de los teléfonos de los principales acusados, así como la posterior manipulación de las conversaciones. Para Perals son acusaciones muy graves carentes de lógica aunque respalda al tribunal a que escuche a estos agentes para que ofrezcan su versión sobre los hechos. Con todo, y pese a tratarse de una sesión de carácter muy técnico, lo cierto es que este arranque de juicio se vivió con expectación dentro y fuera de la Sala y dejó imágenes curiosas como la protagonizada por Luis Pineda y Virginia López Negrete, los cuáles se beneficiaron de su condición de abogados para evitar sentarse en el banquillo de los acusados y comparecieron desde la bancada de las defensas. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING