Una moneda al aire

Podcast | El alza del petróleo escama a los bancos centrales y aprieta al bolsillo

En los últimos días el barril de Brent, de referencia en Europa, ha superado la barrera de los 80 dólares por primera vez desde octubre de 2018, y ha hecho saltar las alarmas en los mercados internacionales 

Gasolina
Podcast | El alza del petróleo escama a los bancos centrales y aprieta al bolsillo
©️[Maria Sbytoba] a través de Canva.com

Ni la trama más enrevesada de una novela negra habría podido asociar todos los elementos que se han conjurado en la realidad para provocar una subida de los precios energéticos a niveles que, en el caso del gas, son históricamente altos -y en el del petróleo retrotraen a finales de 2018-. Explosión de la demanda con la reapertura tras los confinamientos, avance hacia la descarbonización de algunas de las mayores economías del planeta, unas reservas muy por debajo de los niveles previstos a estas alturas del ejercicio... En los últimos días el barril de Brent, el petróleo de referencia en Europa, ha superado la barrera de los 80 dólares por primera vez desde octubre de hace tres años, y ha hecho saltar las alarmas en los mercados internacionales a las puertas del invierno en el hemisferio Norte.

El encarecimiento del gas está empujando a algunas economías asiáticas a buscar una alternativa menos costosa en el petróleo para generar electricidad y a esta se suman las dificultades de suministro –que se han visto agravadas con la temporada de huracanes en el Golfo de México-. Oferta y demanda están totalmente descompensadas y los productores de la OPEP y sus socios (como Rusia o México) necesitarían mucho más que un aumento simbólico del bombeo para intentar nivelarlas un poco más, una opción que parece muy poco probable, como explica Antonio Zamora, socio fundador de la consultora MacroYield.

La recuperación en forma de 'V' ha sobrecargado las cadenas de suministro energético, que son mucho más lentas y complejas a la hora de reaccionar. La falta de inversión durante el cerrojazo económico ha añadido más trabas, el fracking estadounidense tampoco está operando a pleno rendimiento y mecanismos como el sistema europeo de comercio de los derechos de emisión de CO2 empujan igualmente al alza el barril de 'oro negro'... También lo hace el temor creciente a un desabastecimiento en Reino Unido, que ha disparado las compras de emergencia.

Goldman Sachs ha sido el último en poner cifras a estas perspectivas y apunta a un precio del barril en 90 dólares a finales de este año, puesto que ni siquiera la variante delta de coronavirus, que hizo temer un nuevo enfriamiento de la economía global, ha servido para aliviar la escalada del petróleo. Esta amalgama de difícil digestión se traduce en más costes a todos los niveles. En costes más elevados de producción y de transporte para las empresas (y los fletes ya están en máximos históricos), pero también para las economías. La última revisión del cuadro macroeconómico en el que se sustentan los presupuestos españoles calculaba un precio del crudo en 71,6 dólares este año y en 60,4 dólares el próximo. A pie de calle los carburantes llevan cuatro semanas de subidas ininterrumpidas y gasolina y gasóleo han vuelto a niveles de precios que no veíamos desde 2014.

Puedes escuchar este podcast:

Mostrar comentarios