Miércoles, 23.01.2019 - 05:07 h
Pierde un 20% de media en 2018

Los gestores españoles se juegan 1.000 millones con el rebote del automóvil

Los fondos buscan recuperar la rentabilidad perdida en los últimos meses dentro del sector, gracias a las noticias llegadas desde China.

La producción de vehículos crece un 11 % en los ocho primeros meses de 2014
Los gestores españoles se juegan 1.000 millones con el rebote del automóvil.  / EFE

El sector del automóvil ha rebotado tras la noticia de que China podría rebajar a la mitad los impuestos a la compra de vehículos. La revalorización, después del duro castigo que ha padecido en los últimos meses, tendría como uno de los principales beneficiarios al grueso de fondos españoles. que tienen invertido en las grandes firmas más de 1.000 millones de euros.

Las primeras en rebotar con fuerza han sido las alemanas, gracias a la buena jornada que vivió este lunes el Dax alemán. Los fabricantes germanos se han disparado de media un 4%, aunque llegaron a hacerlo con mayor fuerza. El mejor valor entre los grandes del sector fue Continental (+5,84%), seguido de Volkswagen que se revalorizó un 3,35%. GVC Gaesko es una de las grandes valedoras de la primera, ya que la tiene entre sus grandes recomendaciones. Por su parte, Renta 4 Valor Europa o Adriza Internacional también se han beneficiado del rebote.

En cuanto al fabricante germano que comercializa firmas como Audi o Seat, congrega cerca de 183 millones de euros en capital español. Las inversiones de los fondos españoles han crecido con fuerza en los últimos trimestres, disparándose entre el 30 de junio de 2017 y el mismo mes de 2018 un 510%. Una de las principales gestoras que han apostado por el valor es la de Caixabank, que mantiene posiciones a través de varios de sus productos comercializados

Adicionalmente, también tienen exposición directa (de 64 millones de euros) a Volkswagen otros grandes fondos como Cobas Grandes Empresas, Cobas Internacional, Magallanes o Deep Value a través de sus compras en Porsche. La razón es que la firma no es más que un holding que cotiza con el 30% de las acciones de Volkswagen.

Las otras dos grandes firmas alemanas, Daimler y BMW han moderado sus subidas en torno al 2%. La primera, que tiene entre sus marcas a Mercedes Benz, es la segunda compañía del sector con mayor capital español en su accionariado. En total, son cerca de 190 millones de euros que suponen cerca de un 3,4% del accionariado. Aunque está muy por debajo de los 261 millones que llegaron a mantener los fondos a finales de marzo de este año.

Pese a que los fondos españoles han aumentado con fuerza su posición en los fabricantes alemanes, la francesa Renault sigue siendo la favorita. En concreto, mantienen 280 millones de euros invertidos en la firma presidida por Carlos Goshn, lo que supone un 14% de su capital social. Además, entre ellos destacan algunos de los gestores más seguidos por los inversores como Paramés a través de varios de sus productos de Cobas, Ivan Martín con Magallanes o Caixabank Gestion Bolsa. En la sesión de este lunes, Renault moderó sus subidas hasta poco más del 2%, mientras su par francesa, Peugeot, se ha quedado en un 1,5%.

El sector ha estado muy penalizado

La fuerte presencia de los fondos españoles en el sector también ha castigado sus resultados. Por ejemplo, Renault se ha situado entre los valores que más rentabilidad ha restado a Cobas Internacional y Cobas Grandes Compañías, según reconoce en su informe a 30 de septiembre. La firma francesa pierde en lo que va de año hasta un 20%, una cifra que alcanza el 33% desde máximos de abril. 

En el caso de las alemanas, la más afectada ha sido Daimler que pierde en lo que va de año cerca de un 26%, tras anunciar diversos profit warning por las tensiones con EEUU. De hecho, el índice de referencia del sector, Stoxx 600 Automobiles & Parts cede un 20% en las últimas 52 semanas, hasta su nivel más bajo desde 2016.

Las fabricantes españolas, Gestamp y Cie Automotive, también se han beneficiado del repunte en el sector por las noticias llegadas desde China y se han disparado un 6,55% y un 3,73% respectivamente. Con ello, la primera busca escapar de los mínimos en el año en los que ha entrado recientemente, tras ceder en el mes de octubre hasta un 16,2%. Por su parte, Cie mantiene el verde en lo que va de año, pero prácticamente ha borrado en apenas unos meses una rentabilidad que superó el 40% a mitad de 2018.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios