Parcial, demorada y anticipada

Las jubilaciones que vienen con la nueva reforma de pensiones de Escrivá

Uno de los primeros cambios que llegará este año será la penalización del retiro anticipado para incentivar la permanencia de los trabajadores mayores en el mercado laboral. 

Nuevas jubilaciones reforma pensiones
Las jubilaciones que vienen con la reforma de pensiones de Escrivá
©️[darrylbrooks] a través de Canva.com

La primera parte de la reforma de pensiones llegará "pronto". Así lo dijo aseguró ayer el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en la rueda de prensa que tuvo lugar para presentar las reformas de su departamento en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. 

Por lo pronto, los plazos establecidos parecen claros: los primeros cambios, que llegarán a finales de 2021, será vincular la subida de las pensiones al IPC y el segundo incentivar la permanencia de los trabajadores en el mercado laboral. 

En esto último, así como el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones, es en lo que más ha insistido el ministro en el último año, y así consta en su reforma. "Somos un país en el que según vamos avanzando en edad, tendemos a tener menos actividad [...] No hemos promocionado suficientemente la jubilación demorada y se ha instalado que el nivel de actividad de las personas mayores es algo a lo que no se debe dar prioridad". Así lo dijo Escrivá hace justo un mes en la Comisión del Pacto de Toledo. 

Así las cosas, ¿cómo serán las 'nuevas jubilaciones' en España? Veamos a continuación los cambios más importantes de la reforma. 

Jubilación anticipada

La reforma de las pensiones traerá consigo una serie de cambios para alinear la edad real con la edad legal. La fórmula será un nuevo esquema de coeficientes reductores que penalicen el retiro anticipado. En la actualidad, estos se aplican sobre la base reguladora de las prestaciones y se calculan por trimestre de forma progresiva. 

La propuesta de Escrivá es que esos coeficientes se apliquen directamente sobre la pensión final, evitando así la penalización mínima en trabajadores que opten por la jubilación anticipada y tengan una pensión alta. 

Asimismo, aumentarán los coeficientes para los que se retiren con mayor tiempo de antelación y tengan largas carreras de cotización. El objetivo final es penalizar la jubilación anticipada y fomentar la jubilación demorada.

La nueva fórmula divide los tipos de coeficientes en función de dos factores. Por un lado, el número de años y meses cotizados: menos de 38 años y seis meses; más de 38 años y seis meses y menos de 41 años y seis meses; más de 41 años y seis meses cotizados y menos de 44 años y seis meses; más de 44 años y medio cotizados.

Por otro lado, se tiene en cuenta el número de meses de anticipo con los que se accede a la jubilación. Estos van desde un mes hasta los 24, y cuantos más sean más alto será el porcentaje del coeficiente reductor y, por tanto, el recorte en la pensión.

De este modo, un trabajador con menos de 38 años y seis meses cotizados sufrirá un coeficiente de un 21% mientras que el actual sería del 16%. Lo mismo ocurrirá con los trabajadores con más de 38 años y 6 meses cotizados y menos de 41 años y seis meses, cuyo coeficiente se incrementará del 15% actual al 19%. Las tablas siguientes muestran estos datos. El Gobierno redondea a un decimal los porcentajes, de forma que en la tabla de más de 38 años y seis meses cotizados, donde pone 1,9% en coeficiente actual, el coeficiente real es de 1,875%... y así sucesivamente.

Jubilación demorada

Al mismo tiempo, la reforma plantea una serie de incentivos a la jubilación demorada, mediante 'un cheque' de hasta 12.060,12 euros en un pago único a quienes demoren su jubilación y reducirá hasta un 21% la de quienes se jubilen anticipadamente.

Respecto a ese pago único, se ofrecerán hasta tres tipos de incentivos, entre los que el trabajador podría elegir, favoreciendo la máxima flexibilidad para cada persona.

La primera opción sería la de un porcentaje adicional de la pensión del 4% por cada año de demora; la segunda un pago único (de hasta 12.060,12 euros por año de demora para las carreras superiores a más de 44 años y medio) y una tercera que consistiría en una combinación de ambas.

Jubilación parcial

En cuanto a la jubilación parcial, el planteamiento del Ministerio consiste en "flexibilizar su uso, a la vez que se corrige el abuso que se ha hecho de esta figura en algunos momentos". 

El ministro excplicó en la Comisión del Pacto de abril que está sobre la mesa la posibilidad concentrar hasta el 60% de la jornada el primer año, con la posibilidad de que en algunas actividades que impliquen situaciones peligrosas o comprometan la seguridad de terceros se pueda acumular totalmente al inicio.

Mostrar comentarios