Domingo, 31.05.2020 - 20:40 h
167 síes frente a 165 noes

Sánchez es investido en 'foto finish' y afronta la desaceleración en minoría

Será una legislatura en clave económica, con Nadia Calviño al frente de una nueva Vicepresidencia. La "coalición progresista" ha prometido reformas.

Sánchez es investido en 'foto finish' y afronta la desaceleración en minoría
Sánchez es investido en 'foto finish' y afronta la desaceleración en minoría / PSOE

Pedro Sánchez ya es presidente del Gobierno. La investidura ha salido adelante por 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones en lo que supuso una votación de 'foto finish' que pone fin a más de ocho meses de Ejecutivo en funciones. Arranca a partir de ahora un Gobierno de coalición, el primero de la democracia, entre PSOE y Unidas Podemos. Y lo hace en plena desaceleración de la economía, con unos datos que no son buenos y con la promesa de poner en marcha reformas estructurales que no se han podido desarrollar en los últimos cuatro años por la inestabilidad política. Será la legislatura de la economía, pero también la del diálogo con Cataluña y la de la tensión parlamentaria, como ha dejado claro la oposición.

El Gobierno que sale de esta investidura tendrá que hacer frente al frenazo económico. O como el propio Sánchez lo denomina: "El enfriamiento de la economía". Los datos han encendido las alarmas y serán un aspecto prioritario para el nuevo Ejecutivo de coalición. También lo será seguir creando empleo y hacerlo, además, de manera estable. Las últimas estadísticas, conocidas hace apenas cuatro días, no son tampoco las que se esperaban y vaticinan unos meses de incertidumbre. De momento, la carta de presentación de este Gobierno conjunto es la derogación de la reforma laboral, lo que ya ha encendido las alarmas entre los empresarios.

Sánchez e Iglesias han prometido reformas. Una de las más importantes será transición ecológica. Sánchez ha afirmado este martes en la tribuna del Congreso que quiere que sea "justa" pero ya ha advertido de que va a haber que "adaptar los modos de producción y de vida" de muchos españoles a esta nueva política. También la lucha contra la desploblación será uno de los grandes retos del próximo gobierno.

Habrá reforma fiscal cuyas líneas maestras pasan por endurecer los impuestos a las rentas más altas y reducírselos a las bajas. También habrá una subida inminente de las pensiones, previsiblemente en el Consejo de Ministros de este mismo viernes. Y se irá elevando el SMI. Todo son promesas ya cerradas por Sánchez e Iglesias.

El Gobierno de coalición sale de esta investidura con 155 escaños. Le quedan 20 para alcanzar los 175. Y esa cifra es clave para los próximos Presupuestos, que están muy avanzados -tomando como base los fallidos del año pasado-, pero que no están negociados. De nuevo en la ecuación entra ERC, cuyo sí a las próximas cuentas públicas dependerá de cómo avance la mesa de negociación bilateral que se constituirá en los próximos quince días, según el pacto alcanzado. Los independentistas mostraron ayer su cara más amarga, en palabras de Montserrat Bassa: "Me importa un comino la gobernabilidad de España". Sánchez ha prometido antes de ser investido que ese diálogo siempre se realizará "dentro de la Constitución".

Sánchez también ha sugerido a la oposición que su actitud podría estar lastrando decisiones económicas. Lo ha hecho utilizando la siguiente frase: "Solo les pido que en sus intervenciones no trasladen más tensión a la calle, más incertidumbre a las empresas, más división a las familias. Eso, señores, también es patriotismo".

Uno de los momentos más llamativos del debate fue el aplauso, en pie, que la bancada socialista dedicó a Pablo Iglesias cuando el líder de Podemos se levantó para dirigirse a la tribuna de oradores. Nunca antes había habido un gesto así. El futuro vicepresidente social, por su parte, agradeció a Aina Vidal su presencia en la tribuna para que la investidura saliera adelante.

La oposición, por su parte, ha protagonizado duras intervenciones contra el ya investido presidente. El presidente del PP, Pablo Casado, ha afirmado que "ultra es usted [en referencia a Sánchez] y todos los que le apoyan". Mensaje muy similar ha transmitido Santiago Abascal, que ha pedido un endurecimiento de la ley para acabar con los asesinatos de mujeres. Inés Arrimadas, por su parte, pidió hasta última hora que algún diputado "valiente" del PSOE se saltara la disciplina de voto para tumbar la investidura.

el dato

La anécdota fue Manuel Azaña

Sánchez llevaba escrita en su discurso una mención al presidente de la República, Manuel Azaña. Afirmó "que todos somos hijos del mismo sol y tributarios del mismo río", lo que indignó a la bancada de la oposición. Se trata de una frase que utilizó antes su predecesor, Mariano Rajoy, con motivo del debate en el Congreso que se celebró tras el referéndum independentista del 1 de octubre de 2017 en Cataluña.

La votación final ha contado con 167 síes (PSOE, 120; UP, 32; PNV, 6; Más País, 2; Compromís, 1; Nueva Canarias, 1; Teruel Exite, 1; y BNG, 1), 165 noes (PP, 89; Vox, 52; Ciudadanos, 10; JxCAT, 8; Navarra Suma, 2; CUP, 2; CC, 1; y PRC, 1) y 18 abstenciones (ERC, 13; y EH Bildu, 5). No hubo ni 'tamayazo' ni ninguna amenaza de que la investidura, pese a lo ajustada que fue, no saliera adelante). El PSOE, eso sí, estableció un control de firmas para evitar ausencias. Ahora descorchan champán.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING