Prestación contributiva

Diferencias en la jubilación de hombres y mujeres: pensión, edad o requisitos

De media los trabajadores masculinos obtienen una mayor pensión, pero en el acceso a la jubilación y las cotizaciones las mujeres cuentan con ciertas ventajas. 

Existen diferencias entre la jubilación de hombres y mujeres.
Existen diferencias entre la jubilación de hombres y mujeres.
Canva.

La jubilación es un derecho de todos los trabajadores que les permite percibir la prestación contributiva de la Seguridad Social, siempre que cumplan los requisitos mínimos, iguales para todos. Sin embargo, pese a que las condiciones de acceso son idénticas, los resultados revelan diferencias entre hombre y mujeres en base a las características del mercado laboral y a cómo afecta la vida laboral al cálculo de la pensión. 

La cuantía de la prestación se obtiene a partir de las bases de cotización, media de los salarios, y de los años cotizados. De manera general, las trabajadoras obtienen sueldos más bajos, los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2018, muestran que el salario medio de las mujeres fue de 21.011,89 euros frente a los 26.738,19 euros anuales que obtuvieron de media los trabajadores. Además, los años cotizados también suelen ser inferiores para las mujeres porque en ocasiones optan por el cuidado familiar, dejando de lado la vida laboral durante varios años.

De todo ello resulta una diferencia de casi 500 euros entre la pensión media que obtienen los hombres y la que obtienen las mujeres. Según datos de junio del Ministerio de Incluisión, Seguridad Social y Migraciones, los hombres perciben una pensión media de 1.338,81 euros al mes, mientras que la media de las mujeres no supera el millar, 884,10 euros.

Observando las estadísticas de los pensionistas jubilados se detecta otra de diferencia según el sexo: la edad de jubilación. La normativa establece que la edad legal será a los 65 años, si el trabajador tiene 37 años cotizados, o 65 años y 10 meses, si tiene menos de 37 años cotizados. No obstante la edad legal en España no se suele cumplir, la edad real, media a la que acceden a la jubilación los españoles, está por debajo gracias a las excepciones que permite la norma (jubilación anticipada, parcial, profesiones de riesgo…). En concreto, la edad real o efectiva se sitúa en 64,6 años.

Ahora bien, en este caso la media también difiere entre hombres y mujeres. Los primeros acceden antes a la jubilación, a los 64,2 años, uno de los motivos puede ser que cuanto más años cotizados se acrediten menor será el coeficiente reductor y porque en muchos casos la pensión a la que se tiene derecho excede la cuantía máxima. En el caso de las féminas, se retrasan casi un año, hasta los 65,1, para pasar a percibir la jubilación.

Las estadísticas parecen beneficiar a los trabajadores masculinos, pero a la hora de computar la pensión se reflejan otras diferencias, esta vez ventajosas para la mujer. El sistema reconoce dos opciones que facilitan el acceso a la pensión de jubilación o permiten incrementar su cuantía para las mujeres: el complemento por maternidad y las cotizaciones ficticias. El primero de ellos se trata de un suplemento que permite incrementar la pensión de las mujeres que hayan sido madres de al menos dos hijos. 

La cuantía de este complemento depende del número de hijos. Las madres con dos descendientes reciben un 5% más de pensión; si se tienen tres, un 10% más; y con cuatro o más, un 15% adicional. Este suplemento a la pensión no se aplica en su totalidad si la beneficiaria ya obtiene la cuantía máxima, en cuyo caso se aplica el 50% del complemento que le correspondería.

Sin embargo, esta cuestión está rodeada de polémica precisamente por la igualdad de trato entre hombres y mujeres que debe garantizar la Seguridad Social. En este caso la norma favorece a las mujeres respecto a otros trabajadores masculinos que se encuentran en una situación idéntica. Recientemente el Tribunal Superior de Justicia Europea falló a favor de un padre que exigía la aplicación de este complemento en su pensión de invalidez, una sentencia que abre la posibilidad de que los hombres también reclamen este complemento para su pensión de jubilación. 

Periodos que suman pese a no haberse cotizado

Por otra parte, para calcular el total de años cotizados por el trabajador se tienen en cuenta todos los periodos efectivamente realizados, pero también cotizaciones 'ficticias', periodos en los que el trabajador se encuentra en una situación asimilada al alta y, pese a que no cotizan, sí resultan válidos para alcanzar el período mínimo de 15 años exigido para acceder a la pensión mínima de jubilación. Estas cotizaciones 'ficticias' conceden, entre otros, beneficios relacionados con la maternidad y reconocen 112 días de cotización por parto, que se elevan a 126 en caso de parto múltiple.

Además, se computará como período cotizado aquel de interrupción de la cotización derivado de la extinción de la relación laboral o de la finalización del cobro de prestaciones de desempleo producidas entre los nueve meses anteriores al nacimiento y cuidado de menor, o los tres meses anteriores a la adopción o acogimiento permanente y la finalización del sexto año posterior a dicha situación.

Los trabajadores que hayan interrumpido su carrera profesional para el cuidado de hijos también podrán beneficiarse del reconocimiento de la cotización durante un máximo de cinco años, aunque en este caso computan para el cálculo de la cuantía y la edad legal de jubilación, no para alcanzar el período mínimo. Este derecho se reconoce a todos los trabajadores, con independencia del sexo. No obstante, en caso de que se pueda reconocer este periodo a dos progenitores la madre tendrá preferencia

Las mujeres, mayoría entre los beneficiarios de las PNC

Pese a los beneficios anteriores dirigidos a las mujeres para alcanzar el período mínimo de 15 años, dos de los cuales deberán haberse cotizado en los últimos 15 años, que da derecho a la pensión de la Seguridad Social, las mujeres todavía son minoría en las estadísticas. En la actualidad más de seis millones de ciudadanos perciben la prestación contributiva de jubilación, el 60% son hombres que, además, obtienen una mayor pensión de media como hemos visto. 

No todos los trabajadores cumplen los dos requisitos para acceder a la prestación contributiva, sobre todo mujeres, y recurren a las pensiones no contributivas (PNC). En el caso de los mayores de 65 años beneficiarios de las prestaciones que gestiona el Imserso, las mujeres sí son la mayoría, representando el 75% del total. En este caso la cuantía de la pensión está fijada en 5.538,40 euros al año, que se abonan en 12 pagas. 

Mostrar comentarios