Prestaciones públicas

La pensión de jubilación en los países europeos: más de 1.000 € de diferencia

Pese al proyecto en común que implica la Unión Europea, en este aspecto cada país cuenta con su propio sistema de recaudación y cálculo de la pensión de jubilación con diferencias de más de 1.000 euros. 

Cada país de Europa tiene su propio sistema de pensiones de jubilación.
Cada país de Europa tiene su propio sistema de pensiones de jubilación.
Canva.

La pensión de jubilación es una cuestión que importa no solo a los españoles, sino también en Europa. En general, los sistemas de pensiones en los países desarrollados están bajo lupa debido a la cada vez mayor longevidad de sus ciudadanos que hacen temer por su viabilidad. 

En España los trabajadores jubilados cobran una pensión media de 1.011,84 euros al mes, un importe al que tienen derecho todos aquellos que hayan cotizado un mínimo de 15 años, dos de los cuales se deberán haber producido en los 15 años previos a la solicitud de jubilación. El importe de la pensión, que se calcula a partir de los años cotizados y de la base de cotización, es una cuestión polémica: mientras asociaciones de jubilados exigen un aumento para acceder a unas pensiones justas, los expertos advierten de reformas necesarias. Pero, ¿cómo es realmente la pensión española en comparación con otros países europeos? ¿Cuáles son los mejores y peores países según las pensiones?

En la Unión Europea, pese al proyecto común que representa, cada país mantiene su propio sistema de pensiones, cuya recaudación y distribución es diferente (de reparto, capitalización o mixto), y por tanto las pensiones que obtienen los trabajadores jubilados son muy variadas, con diferencias de más de 1.000 euros. BBVA Pensiones señala que Suecia es el país con la pensión media más alta, 1.500 euros al mes, frente a Portugal con apenas 434 euros mensuales. En ese sentido España se sitúa en un nivel alto. 

Para poder comparar de manera equitativa las pensiones se utiliza la tasa de sustitución, que relaciona la pensión del trabajador con su último salario. Según las estadísticas de la OCDE, en España la tasa de media de reemplazo es del 72,3%. En la lista que recoge la OCDE, España ocupa el séptimo puesto, mientras que los europeos India, Italia, Luxemburgo, Austria, Dinamarca y Portugal, precisamente que contaba con la menor cuantía en Europa, se encuentra por encima.

Sin embargo, además de la tasa de sustitución que de primeras podría concluir que las pensiones españolas son de las más generosas, hay que añadir otros indicadores que contextualizar mejor cada sistema. Así, el 'Melbourne Mercer Global Pension Index' (MMGPI) analiza los sistemas de 34 países diferentes teniendo en cuenta la adecuación, sostenibilidad e integridad, tres subíndices que se puntúan en función de más de 40 indicadores.

En ese estudio Holanda obtuvo la máxima puntuación (81 puntos), no solo respecto a Europa, sino respecto a los 34 países analizados. Dinamarca también destaca en estas estadísticas y son los únicos países con más de 80 puntos. Los resultados confirman que esos sistemas proporcionan pensiones generosas con un buen nivel de solvencia. Por debajo, en el grupo B y C+, se situaron por este orden Finlandia, Alemania, Irlanda, Suecia, Francia y Reino Unido. España, por su parte, obtuvo una puntuación de 54,7 y se situó en el puesto 24, dentro el grupo C junto a los europeos Austria, Italia o Polonia.

Diferencias en la edad de jubilación y en los sistemas

Más allá de la cuantía que se va a percibir otra de los intereses en la jubilación es la edad a la que se podrá acceder al retiro profesional. La edad legal en España está situada en 65 años y 10 meses, aunque si el trabajador cuenta con más de 37 años cotizados se podrá jubilar a los 65. No obstante, el objetivo en España es situar en los 67 años la jubilación a partir de 2027. Únicamente podrán jubilarse a los 65 años los trabajadores que acrediten un periodo de cotización de al menos 38 años y 6 meses. 

La misma estela siguen la mayoría de países europeos que buscan alargar el periodo profesional de sus empleados. De manera general en Europa la edad de jubilación se situaba en los 65 años, pero el aumento de la esperanza de vida y las consecuentes reformas hacen que en los próximos años se sitúe en los 67 años. 

Por otra parte, una de las cuestiones fundamentales que determina la cuantía de las pensiones es el sistema que se utiliza, puede ser de reparto, capitalización o mixto. El primero, que se utiliza en España, utiliza las cotizaciones de los trabajadores en activo, que a su vez generan el derecho para su futura pensión, para pagar la de los jubilados de ese momento. En el sistema de cotización, por el contrario, cada trabajador cotiza para sí mismo. 

Mostrar comentarios