Lunes, 20.01.2020 - 19:17 h
Mediante subida de comisiones

Los bancos cobrarán al cliente parte del 'hachazo fiscal' de Sánchez e Iglesias

Las entidades financieras repercutirán al inversor la Tasa Tobin, con la que el nuevo Gobierno de coalición prevé recaudar 850 millones de euros.

sanchez
Los bancos cobrarán al cliente parte del 'hachazo fiscal' de Sánchez e Iglesias. / EFE 

Los bancos españoles tienen previsto trasladar a sus clientes buena parte del 'hachazo fiscal' que aplicará el Ejecutivo una vez que Pedro Sánchez resulte investido como Presidente del Gobierno, lo que previsiblemente tendrá lugar el próximo 7 de enero.  Y es que algunos representantes de entidades financieras ya han avanzado que repercutirán a los inversores el Impuesto sobre Transacciones Financieras (ITF) -también conocido como Tasa Tobin- que les cargará el nuevo Ejecutivo mediante una subida de las comisiones que cobran por operar en la bolsa.

La creación de este gravamen se incluye en el acuerdo para una 'coalición progresista' que firmaron el pasado lunes el propio Sánchez y Pablo Iglesias, secretario general de Unidas Podemos. Pese a que en el texto no se precisan más detalles sobre la nueva figura impositiva, todo apunta a que gravará con un 0,2% la compra de acciones de empresas cotizadas con una capitalización en la bolsa superior a los 1.000 millones de euros, tal y como figura en el proyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros a finales de enero de 2019 y que finalmente se quedó en el cajón ante la parálisis legislativa.

El sujeto pasivo del impuesto (el que lo paga) es el intermediario financiero que ejecuta la orden de compra o venta de acciones. Los cálculos de la Agencia Tributaria apuntan a que el nuevo tributo permitirá recaudar al Estado unos 850 millones de euros extra -la Autoridad Fiscal avisa de que los ingresos podrían quedarse en 420 millones-. No obstante, las entidades financieras no tienen previsto asumir el mayor coste. De hecho, sostienen que lo trasladarán mediante un incremento de las comisiones que ya cobran al cliente a la hora de operar en el mercado.

Bankinter es el único banco que por el momento ha reconocido en público que repercutirá la Tasa Tobin, siempre y cuando la futura legislación lo permita. "Si se puede trasladar al cliente, lo haremos", dijo Marta Centeno, directora de Banca Privada de la entidad, a finales de octubre. Entonces matizó, no obstante, que el grupo bancario se reservaría la posibilidad de trasladar el impuesto en función de la vinculación que tenga cada cliente, es decir, dependiendo del número de productos que tenga contratados.

El resto de entidades no se ha mojado tanto y se ha limitado a criticar que implantar la Tasa Tobin en España antes de que se armonice en el conjunto de la Unión Europea restará competitividad al mercado nacional frente a otros donde no existe esta figura impositiva, opinión que comparte con otros actores del mercado como la CNMV, BME e Inverco. En privado, en cambio, miembros ejecutivos de los principales bancos del país sí que reconocen que el Impuesto a las Transacciones Financieras se 'cobrará' al cliente cuando este realice sus transacciones.

Más potente que la subida del IRPF

La Tasa Tobin es una de las medidas más potentes con las que contará el nuevo Gobierno para incrementar los ingresos de las arcas públicas. Según cálculos del Ministerio de Hacienda, es la tercera con la que más se prevé recaudar, solo por detrás de las modificaciones que se realizarán en el Impuesto de Sociedades (aumento de la tributación mínima hasta el 15% y el cobro del 5% de los dividendos de fuente extranjera), que aportarán unos 1.776 millones de euros, y de la Tasa Google, cuya previsión recaudatoria es de 1.200 millones. Se sitúa así por delante de la nueva fiscalidad verde (670 millones) y de la subida de impuestos a las rentas altas (328 millones) a través del IRPF.

De todo el 'pack', la medida que realmente preocupa tanto a bancos como a grandes empresas españolas es la introducción del gravamen del 5% sobre el cobro de dividendos procedentes del extranjero. Hace 18 meses, Banco Santander llegó incluso a amenazar con la modificación de su estructura legal y más recientemente acaba de elevar un 64% el dividendo de su filial en Brasil, donde cosecha un tercio del beneficio, ante el inminente Gobierno de coalición entre Sánchez e Iglesias. Además, numerosas empresas han adelantado este año la distribución de los dividendos para sortear este 'peaje fiscal'.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING