Sábado, 23.02.2019 - 09:02 h
Desplome en España 

La caída al infierno de Dia: las claves de la crisis de la cadena de supermercados

La compañía de distribución no atraviesa por su mejor momento y se encuentra inmersa en plena opa lanzada por el magnate ruso Mikhail Fridman. 

Supermercados Dia abre tres franquicias en Barcelona y una en Tarragona
Una partida de naipes en la que las cartas se van mostrando poco a poco.

Todavía son muchas las incógnitas que sobrevuelan Dia, tiene que cerrar los detalles de su reestructuración financiera, saber qué papel tendrá Fridman en el capital o si venderá el negocio no rentable. 

Hasta ahora, este es el resumen de los hechos más relevantes:

Febrero de 2019

El grupo luso, Sonae, líder en Portugal, muestra su interés en comprar Dia,  seduce a los fondos 'value' españoles y cuenta con el beneplácito de los gestores y buscaría crecer más en España con dicha adquisición.

Dia se dispara en bolsa por una posible contraopa, la cadena de tiendas de alimentación estaría en el punto de mira de competidores como Carrefour, Lidl o Sonae.

La cadena de supermercados se desploma un 5% en bolsa y ya cotiza por debajo del precio de la opa de Fridman. El precio de las acciones de la cadena de supermercados se sitúa en los 0,667 euros tras dispararse la semana pasada hasta los 0,73 euros.

Dia comunica el pasado viernes, día 8, que alcanzaba los 1.452 millones de euros. Sin embargo, el pasivo bruto que debe a los bancos supera los 1.691,4 millones, según detallaba en su informe anual.

Ese pasivo no es el único, dado que Dia decidió en 2014 acudir a la Bolsa de Irlanda para lanzarse a la emisión de bonos y, así, diversificar sus fuentes de financiación. En conjunto, en el parqué dublinés mantiene emisiones por algo más de 905 millones de euros.

Dia traslada al empleo su crisis y anunciaba 2.100 despidos tras unas cuentas en rojo. La empresa declaró pérdidas históricas de 352 millones de euros e iniciaba el periodo de consultas para poner en marcha un ERE en España.

Fridman se reserva la carta de una quita del 30% para dar forma al rescate de Dia. El inversor ruso aspira a llegar a un acuerdo con la banca acreedora, entre ellos Santander y BBVA, y sellar su ampliación de capital de 500 millones que él respaldaría.

El 5 de febrero, LetterOne, el vehículo de inversión del magnate ruso Mikhail Fridman, confirmaba a la CNMV que lanzaba una opa sobre el 100% de Dia a un precio de 0,67 euros por título, lo que suponía una prima del 56,1% sobre el precio del día anterior. Por tanto, valoraba a la compañía en 417 millones de euros, lejos de la valoración inicial de más de 2.300 millones previa a su salto al parqué en 2011.

Stephan Ducharme, expresidente de Dia y socio director de L1 Retail, la división de comercio minorista de LetterOne, subrayaba el carácter de "inversor a largo plazo" de LetterOne, y señalaba que como parte del plan de rescate de Dia "habrá un análisis de la red" de supermercados.

Enero de 2019

Goldman Sachs aceleraba el préstamo de acciones de Dia a los inversores bajistas. La entidad estadounidense declaraba un 5,36% del capital de Dia, aunque tan solo un 0,18% era una participación directa y el resto se componía de derivados financieros.

Sin embargo, el verdadero movimiento que constaba en el comunicado era un aumento del préstamo de acciones a terceros, del 1,4% al 1,65% del capital de Dia, es decir, que incrementaba el suministro de títulos a los 'hedge funds' que operan a la baja sobre la cadena de supermercados.

Diciembre de 2018

Dia cerraba el acuerdo de financiación con la banca acreedora 'in extremis'. Esperó al cierre anual de la bolsa (el 31 de diciembre a las 14.oo horas) para anunciar que lograba un colchón de hasta 896 millones, divididos en varios tramos, para poder pagar a sus proveedores y gestionar su actividad.

S&P rebajaba la nota a Dia por tercera vez desde octubre. La agencia de calificación daba siete meses a la distribuidora para resolver sus problemas de liquidez.

Goldman Sachs liquidaba su participación en el capital de Dia, y se desprendía el 21 de diciembre del 5,182% de derechos de voto a través de instrumentos financieros que mantenía en la cadena de supermercados.

Noviembre de 2018

Dia abría la posibilidad de elevar de 1.200 a 1.500 millones de euros la emisión de bonos que mantiene en Irlanda. La compañía eligió Irlanda hace cuatro años para realizar la emisión de bonos que actualmente tiene en marcha a través del programa 'Euro Medium Term Note'.

La agencia Moody's asestaba su enésimo varapalo a Dia al rebajar tres escalones su rating, desde 'Ba2' hasta 'B2', dentro de 'bono basura', elevando así la probabilidad de incumplimiento de pago de su deuda, situando su perspectiva en negativa.

S&P 'copiaba' a Moody's y rebajaba su nota dos escalones. La firma asestaba su segundo golpe tras recortar su calificación hacía un mes debido al empeoramiento de sus previsiones económicas.

Octubre de 2018

Salía a la luz una cuenta de Dia con una factura pendiente con sus proveedores de más de 829 millones de euros, según las cuentas del primer semestre del año. Una cifra lejana a los 1.510 millones que comunicaba el pasado mes de diciembre, al cierre del ejercicio 2017. 

Dia confirma el despido de Amando Sánchez Falcón, hasta entonces director financiero tras revisar las cuentas de 2017. Sánchez Falcón aterrizó en la cadena de supermercados en diciembre de 2011, procedente de Abengoa, y era oficialmente su director ejecutivo corporativo, responsable de las áreas de Finanzas, Estrategia, Desarrollo Corporativo, Relación con Inversores y Transformación Digital.

El grupo de supermercados anunciaba que ponía en revisión sus cuentas y, como consecuencia, debía "incorporar determinados ajustes a los estados financieros consolidados correspondientes al ejercicio 2017". No desvelaba qué estaba mirando, ni cuál era el origen de este análisis. Una revisión que meses después se convirtió en irregularidades contables, que han acabado en manos de la Fiscalía.

Grupo Dia reorganizaba su cúpula y anunciaba la creación de tres direcciones ejecutivas como parte del proceso de transformación que iniciaba la cadena de supermercados días después de la dimisión de Ana María Llopis.

JP Morgan recortaba su precio objetivo desde los 2,10 euros hasta los 1,7 euros por acción, es decir, le aplicaba un recorte ligeramente superior al 19% y le dejaba prácticamente sin potencial a doce meses.

La crisis obligaba a anular dividendo y a rebajar las previsiones de beneficios a raíz de un proceso de revisión de las estimaciones del cierre financiero de 2018. La compañía estimaba que "el ebitda ajustado previsto para 2018 se situaría en un rango entre 350 y 400 millones de euros, comparado con 568 millones de euros en 2017".

El día 19 se hacía efectivo el control de Mikhail Fridman del 29% del capital, situándole al borde del límite legal del 30% que le obligaría a lanzar una opa. El inversor ruso repartía su participación entre el 14% que posee a través de instrumentos financieros y otro 15% en acciones.

Septiembre de 2018

UBS, en contra del análisis y visión de los gestores, incrementó su posición desde el 0,29% del capital hasta el 5,971% del total de acciones. Es decir, su paquete de acciones estaría valorado, a precios de mercado, en 72,13 millones de euros.

Agosto de 2018

La crisis que vive Dia fulmina a su consejero delegado y pone a Antonio Coto al frente del grupo. Ricardo Currás, su CEO desde 2009, ha sido cesado y el grupo de distribución ha optado por designar a Coto Gutiérrez como nuevo consejero delegado del grupo. 

Julio de 2018

Las acciones de Dia se hundían en las peores valoraciones, llegando a perder el 50% de su valor en bolsa y viviendo su segunda peor jornada en 2018.

La cúpula de Dia se subía el sueldo un 33% mientras se hundía un 88% el beneficio. Tropezar con sus resultados no impedía que sus administradores elevasen su retribución. En los seis primeros meses de 2018, el consejo de administración de Dia percibía 1,618 millones de euros. Un año antes, cuando el grupo ganaba 54 millones, ese sueldo de la alta cúpula directiva se quedaba en 1,211 millones de euros, según la documentación remitida a la CNMV.

Junio de 2018

Dia se acercaba a su mínimo histórico en bolsa ante los crecientes rumores de opa. El grupo de supermercados rozaba en el parqué los 1.772 millones de euros, acercándose a su valor más bajo desde su salida al parqué en verano de 2011.

La Audiencia Nacional daba un respiro al grupo de supermercados Dia en uno de pleitos que mantiene con la Agencia Tributaria por sus impuestos de los últimos años. Aceptaba la suspensión, condicionada a que Dia presentara un aval, algo a lo que se había prestado la propia compañía y veía con buenos ojos el Abogado del Estado. El objetivo de la garantía era "asegurar la deuda tributaria derivada del acuerdo de liquidación".

Mayo de 2018

Carrefour y Tesco metían presión a Dia en su búsqueda de un socio fuera de España. Ricardo Currás, consejero delegado de Dia, aseguraba que la compañía estaba "trabajando activamente para recuperar otras alianzas" y que el acuerdo llegaría "en poco tiempo", según señaló en un encuentro con franquiciados de la compañía.

La presencia de inversores bajistas en su accionariado repuntaba, llegando al 16,62% de inversores que apostaron por su caída en bolsa. Aún así, seguían lejos del 24,8% al que llegaron en julio de 2017, antes de la llegada de Mikhail Fridman al accionariado.

Norges Bank creía en Dia y elevaba su inversión tras la caída de resultados. El mayor fondo soberano del mundo aumentaba su apuesta por la compañía desde el 4,5% al 5,1% coincidiendo con su caída en bolsa, tras el traspiés de ventas y beneficio.

Abril de 2018

Ana María Llopis anunció que dejaba la presidencia del grupo, un cargo que ocupaba desde la salida a bolsa de la compañía de distribución, en 2011.

La junta de accionistas de Dia anunciaba el nuevo plan estratégico, desarrollado junto a Boston Consulting. No daban detalles. Simplemente, objetivos de amplio espectro, como que Dia se centraría en las tiendas de proximidad, que iba a enfocarse en el cliente, a las franquicias y a la omnicanalidad. En este último término incluían internet.

Dia dice adiós a China y vende sus 'súper' en Shanghai al grupo local Suning. El consejero delegado de Dia, Ricardo Currás, anunciaba durante la presentación de resultados anuales del grupo que había una negociación "muy avanzada" para desinvertir en China, donde la filial de Shanghai había provisionado 38 millones de euros.

Marzo de 2018

Dia anunciaba que repartiría un dividendo de 18 céntimos de euros por acción, con cargo a los beneficios de 2017 y a reservas voluntarias.

Febrero de 2018

Dia presentaba resultados de 2017 con 162 tiendas menos en España, inmersos en un proceso de transformación que inició en 2014 con la compra de El Árbol y de parte de la red de Caprabo y que continuó a lo largo de 2018.

El grupo español lograba un beneficio neto atribuido de 109,6 millones de euros en 2017, un 37% menos que en 2016, impactado por los resultados negativos de las operaciones discontinuadas de China en 2017.

Goldman movía ficha y elevaba su presencia en Dia tras la compra del ruso Friedman. El banco estadounidense incrementaba su participación desde el 3,301% hasta alcanzar el 4,768%, según los registros de la CNMV.

Grupo Dia vendía un 50% de su financiera a CaixaBank para sumar modos de pago. La firma presidida por Ana María Llopis precisaba que el objetivo de esta alianza era avanzar en una oferta completa de financiación al consumo que incluyese tanto el pago a débito, el pago a fin de mes, 'revolving' o pago aplazado, así como préstamos para clientes y seguros vinculados a la tarjeta.

Dia decía adiós a Juan Pedro Agustín, máximo responsable de la división digital, 'head of digital' del grupo de distribución y uno de sus motores de crecimiento.

Enero de 2018

El magnate ruso Mikhail Fridman se hizo con el 25% del capital de la cadena de supermercados, al aumentar al 15% su capital en el grupo y acordar la compra de otro 10%. A través de Letterone Investment Holdings, el inversor ruso alcanzó el control 93,4 millones de acciones ordinarias de Dia.

Septiembre de 2017

Friedman entra en Dia tras esquivar su imputación en el saqueo de Zed

Agosto 2017

Ricardo Currás se embolsaba 1,1 millones con la venta de acciones. El 23 de agosto vendía otras 70.000. Un día después, 60.000 acciones más. En ellas, los precios eran de 5,56 y 5,46 euros por título, respectivamente. Así, con estas dos operaciones, el directivo se embolsaba 715.400 euros.

A cambio de hacer caja, el ejecutivo que lleva las riendas del grupo de distribución reducía su peso dentro del accionariado hasta, prácticamente, la mitad. De controlar el 0,069% del capital a tener el 0,036%.

Julio de 2017

El magnate ruso Mikhail Fridman se hace con el 10% de Dia. Es su primer movimiento, e inesperado, en su accionariado, en el que tradicionalmente no ha habido accionistas de referencia desde su salida a bolsa. Antes de ser cotizada, Dia era filial del grupo de distribución francés Carrefour.

Junio de 2017

Amazon Prime Now y Dia se aliaban para ampliar la compra online en Barcelona. Después de iniciar este convenio en Madrid, las dos compañías decidieron apostar por la ciudad condal.

Marzo de 2017

Dia reorganizaba su estructura, organizando por líneas de negocio para adaptarse "más eficientemente" a la realidad de la compañía y creaba una nueva vicepresidencia no ejecutiva que ocupaba Richard Golding.

5 de julio de 2011

Salida a Bolsa de Dia. Su valoración previa rozó los 2.378 millones de euros. Prometió que iba a repartir el 35% de su beneficio vía dividendos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios